Tatuajes y teteras. Conversaciones sobre “quehaceres”

Sobre este recurso
English title: Tattoos and Teakettles: “Housekeeping” Conversations

Duración del vídeo: 5:17

Transcripción

Parte 1

Victoria, Micaela y Mandi están poniendo la mesa para una comida imaginaria. Victoria juega a servir de una tetera en tres tazas mientras Micaela y Mandi buscan comida (de plástico).

Micaela: ¿Dónde están las cosas? ¡Oh!

Las tres niñas juntan comida. Victoria tiene dos canastas vacías en la mano y Micaela está juntando comida en las manos suyas de una canasta que está en el piso.

Victoria: No, Micaela, tú tienes una canasta.

Victoria le ofrece a Micaela una de las canastas pero no recibe respuesta. Mandi tampoco le toma una canasta. Mandi le hace una pregunta a Victoria (que no se oye bien en la grabación) y luego se asoma por la estufa para hacérsela a la maestra, quien está por el otro lado del mueble y fuera de la escena.

Maestra: ¿Qué pasó?

Mandi: (no se entiende)

Maestra: ‘Orita no más jueguen y mañana voy a sacar otras máscaras.

Victoria ha puesto por la ventana las dos canastas que cargaba. Se acerca a Micaela, quien levanta la canasta, la mira, la deja caer sobre la cama y va a reunirse a Mandi cerca de la maestra. Victoria recoge la comida tirada, la vuelve a poner en la canasta y va para estar con las otras dos niñas en la estufa. Un niño (Aladio) llega, mira la comida, toma una pieza y la devuelve a su lugar.

Mandi le hace una pregunta a la maestra que parece ser acerca de las máscaras.

Maestra: ¿Las de Los Tres Cochinitos? Pero tenemos que leer el libro primero. Y mañana ya los toman.

Mandi: Mi mamá… y a mi papi le gustan pero… me espanto.

Maestra: ¿Sí? Pero el… que teníamos de los otros, ¿te gustó?

Mandi: No.

Maestra: No, ¿verdad?

Mandi dice algo que no se oye bien. Aladio y Victoria dan vueltas a las manillas y mueven la llave del fregadero.

Maestra: No, no, no, no son de real, no son de verdad.

Micaela: Maestra, look (mira).

Micaela le enseña a la maestra un tatuaje temporal que tiene en la parte superior del brazo derecho.

Maestra: Oh, ¿tienes un tatuaje?

Victoria está frotando con el dedo el tatuaje de Micaela.

Maestra: Es un tatuaje de una ¿qué?

Micaela: Mariposa.

Maestra: Una mariposa.

Victoria enseña su muñeca a la maestra, quien toma la mano de la niña.

Maestra: Oh, el tuyo se está borrando.

Aladio se va del área.

Mandi: Mi papi mañana me va a comprar una pulsera.

Maestra: ¿Una pulsera? (A Micaela) ¿Quién te lo puso?

Micaela: Mi mami.

Maestra: ¿Tu mami?

Micaela y Victoria se van a otras partes de la cocina. Victoria mueve un espejo de pie.

Mandi: Y también me va a comprar un tatuaje.

Maestra: ¿Un tatuaje? ¿Te va a comprar un tatuaje? ¿De qué? ¿No sabes?

Mandi: Ummm, de Los Tres Cochinitos.

Maestra: Oh, ¿de Los Tres Cochinitos? A ver si encuentran.

Micaela está por la alacena y agarra la puerta abierta. Mandi recoge una canasta de comida.

Maestra: ¿Necesitas ayuda, Victoria?

Victoria: Uh uh.

Maestra: ¿No? ¿Estás bien?

Victoria: No.

Maestra: ¿No estás bien, o estás mal?

Victoria: Estoy bien.

Maestra: Oh, estás bien.

La maestra está recargando las manos sobre la comida que las niñas habían colocado en el mueble.

Victoria: Maestra… tus manos. (Levanta las manos de la maestra para quitarlas de la comida).

Maestra: Voy a tomar… oh, perdón. Es la comida. Yo no me quiero tomarla.

Micaela distribuye comida en los tres lugares puestos en la mesa. Victoria y la maestra siguen platicando. Victoria toma una rebanada de sandía y se la enseña a la maestra.

Maestra: No se cocina ni se come directamente…, ¿verdad? ¿Lo cortan?

Micaela se sienta en la mesa y Victoria trae más comida. Victoria quiere darle brócoli a Micaela. La maestra conversa con un niño fuera de la escena.

Victoria: ¿Te gusta el brócoli?

Micaela: No.

Victoria mejor pone el brócoli en el plato de Mandi, quien llega a la mesa con una canasta de comida.

Victoria (a Mandi): ¿Te gusta el brócoli? Quiero unas uvas.

Le saca un racimo de uvas de la canasta de Mandi.

Mandi: ¡No! Termina de comer…

Mandi le quita las uvas a Victoria y las devuelve a la canasta. Victoria saca una rebanada de sandía y la pone en su plato.

Victoria: Yo quiero esto.

Mandi: ¡No! Eso era para mí.

Mandi le quita la sandía a Victoria y la pone en su propio plato. Le da algo más de la canasta a Victoria.

Micaela (a Mandi): ¡Ya, ya! ¿Sabes?

Victoria juega a comer toda su comida. Un momento después, la quita de su plato, se va de la mesa y la guarda en la alacena.

Parte 2

Victoria está recogiendo cosas del mueble de la cocina y guardándolas en la alacena; Mandi se reúne a Micaela por la ventana y le indica que hay que quitar la mesa. Micaela pone su plato en el fregadero y su comida en la alacena; Mandi empieza a recoger las cosas del lugar de Victoria.

Micaela va con la tetera a la mesa, juega a echar agua a las tazas y vuelve al fregadero.

La maestra está detrás de la estufa.

Maestra: Ah, la tetera. ¿La llenaron con agua?

Micaela: No.

Maestra: ¿Le pusieron agua?

Micaela: Sí.

Maestra: ¿Y la pusieron en la estufa?

Victoria y Micaela indican que sí; Victoria se está recargando sobre la estufa.

Maestra: ¡Te vas a quemar!

Victoria brinca para atrás. La maestra entonces habla con las niñas de las hornillas de la estufa.

Maestra: Oh, ¿está apagada? OK, apágale bien. Ponle en las… en… aquí.

Micaela pone la tetera en una hornilla de atrás. Victoria empieza a dar vuelta a todas las perillas de la estufa.

Maestra: Préndele… no, nada más necesitas prender una. Estas, estas tres no tienen nada. Prende una. OK, espera. ¿Sabían que las teteras dicen cuando ya está, está lista el agua, gritan? Dicen uuuuu, y le sale humo de aquí, y luego ya está lista. Y está bueno para café.

Micaela: ¡Le está saliendo humo!

Micaela lleva la tetera a la mesa y juega a volver a llenar las tres tazas.

Maestra: ¿Ya? ¿Ya chilló? ¿Ya les gritó? Uuuuu. Ya está listo, OK.

Victoria: Sí, ya está listo.

Las niñas regresan a la mesa.

Fin.

En este video, tres niñas preescolares interactúan una con otra y con su maestra en el área de juego dramático durante la hora de elección libre. Asisten a un programa preescolar bilingüe de medio día y financiado por el estado. Se da instrucción tanto en español como en inglés y los niños pueden usar cualquiera de los dos idiomas durante los periodos programados para actividades auto-dirigidas.

El video presenta a Victoria (de 5 años de edad), Micaela (de 5.7 años) y Mandi (de 5.8 años) durante lo que a veces se llama el “juego de quehaceres”, en el que juntan comida, preparan la mesa y juegan a comer. También vemos que la maestra aprovecha oportunidades de enriquecer relaciones con ellas. Las interacciones de las niñas con la maestra  y entre sí indican que son capaces de alcanzar varios parámetros en artes lingüísticas y desarrollo social-emocional.

El enriquecimiento de relaciones entre maestros y niños

El video presenta varias maneras de que la maestra enriquece sus relaciones con las niñas durante el juego dramático.

Observar y estar disponible
Al principio, la maestra muestra interés en lo que hacen las niñas pero no intenta participar en su jugar. Cuando Mandi y Micaela interrumpen su juego para hablar con ella, la maestra se acerca y se arrodilla para estar más al nivel de ellas; la estufa y el fregadero están en medio. Le pregunta a Victoria si necesita ayuda con mover el espejo.

Dar apoyo psicológico
Cuando Mandi dice que le dan miedo las máscaras que se han usado en la clase durante una actividad de lectoescritura, la maestra le afirma que las máscaras “no son de verdad”.

Extender conversaciones
En la Parte 1, cuando Micaela le muestra a la maestra su tatuaje borrable, las preguntas que le hace la maestra le animan a hablar sobre el mismo. Cuando se reúne Mandi a la plática, la maestra le pregunta sobre el tatuaje que ella quiere conseguir.

Apoyar y extender el juego de fantasía
En la Parte 1, la maestra reconoce el juego de fantasía de las niñas después de que Victoria le pide que se quite las manos de la estufa: “Oh, perdón. Es la comida. Yo no me quiero comerla”. En la Parte 2, les ofrece información práctica que les ayuda a hacer más complejo el juego. Al notar que las niñas están jugando con una tetera de juguete, pregunta si la han usado para calentar agua. Le advierte de manera juguetona a Victoria que si se sigue recargando sobre la estufa, “te vas a quemar”. Luego habla con las niñas sobre apagar los quemadores que no se están usando y de lo que hacen las teteras cuando se hierve el agua. Micaela anuncia pronto que “sale humo” de la tetera.

El alcance de parámetros durante el juego de fantasía

Mandi, Micaela y Victoria muestran varios parámetros de artes lingüísticas y desarrollo social-emocional durante este video de una sesión de jugar a quehaceres.

Artes lingüísticas
Las niñas participan en varias instancias de conversación con la maestra y entre sí. Responden apropiadamente a las preguntas que hace su maestra sobre diversos temas: lo que se siente Mandi respecto a las máscaras, el tatuaje borrable de Micaela, los esfuerzos de Victoria por mover el espejo y el uso por ellas de la tetera de juguete. Las niñas hacen preguntas y usan oraciones completas que reflejan la gramática y el uso de vocabulario estándares de su lengua materna (“¿Dónde están las cosas?” “No, Micaela, tienes una canasta.”).

Desarrollo social-emocional
Mandi, Micaela y Victoria pueden coordinar sus actividades al poner la mesa y jugar a comer una comida de fantasía. Aunque no vemos su proceso de tomar decisiones, parece que, al menos por un rato, Mandi asume el papel de la madre; intenta encargarse de lo que Micaela y Victoria ponen en sus platos y le dice a Micaela que termine de comer. Sin embargo, Micaela quiere tomar sólo cierta cantidad de comida y le dice a Mandi, “¡Ya, ya! ¿Sabes?”.

Las interacciones y negociaciones verbales entre las niñas son breves y su jugar consiste en relativamente poco conflicto (por ejemplo, “Yo quiero esto.” “No. Esto era para mí.”), lo cual sugiere que comprenden de modo compatible lo que va a pasar. Victoria también invita a la maestra a participar en esta comprensión compartida al advertirle que tiene las manos en la comida.

Victoria tiene también una interacción breve, amistosa y no verbal con Aladio (de 4.4 años); giran mandos y mueven la llave del fregadero de juguete mientras habla la maestra con Micaela y Mandi. (A fin de cuentas, Aladio se va del área sin realmente intentar participar en el jugar de las niñas).

Cuando Mandi dice que le dan miedo las máscaras que se utilizan el en aula, demuestra que puede reconocer y expresar una emoción básica. Las tres niñas parecen relacionarse fácilmente con la maestra. Le llaman apropiadamente la atención (haciendo y contestando preguntas, mostrándole un tatuaje, etc.) y parecen sentirse cómodas con la participación breve de ella en su juego de cocina.

Parámetros & cómo se alcanzó el parámetro

Artes lingüísticas
1.A.ECb: Responder apropiadamente a las preguntas de otros.
  • Mandi, Micaela y Victoria respondieron a preguntas que hacía su maestra e indicaron así que entendían lo que preguntaba.
Artes lingüísticas
1.B.ECc: Continuar una conversación con dos o más intercambios.
  • La conversación de Mandi con la maestra sobre las máscaras consistía de varios intercambios, igual que la conversación entre Micaela y la maestra sobre el tatuaje. La conversación de la niñas durante su jugar (que empezó con “¿Te gusta el brócoli?” y terminó con “¡Ya, ya! ¿Sabes?”) también era una serie de intercambios.
Desarrollo físico y salud
19.A.ECc: Usar la fuerza y el control para llevar a cabo tareas.
  • Para Victoria, el mover el espejo requirió fuerza y control muscular.
Desarrollo de lenguas maternas de estudiantes del idioma inglés
28.A.ECa: Es posible que demuestre el progreso y el dominio de los parámetros usando la lengua materna.
  • Mandi, Micaela y Victoria hablaron en su lengua materna mientras alcanzaban parámetros en las áreas de artes lingüísticas y desarrollo social-emocional.
Desarrollo de lenguas maternas de estudiantes del idioma inglés
29.A.ECa: Usar el conocimiento cultural y lingüístico del contexto familiar para expresar el entendimiento actual y formar conceptos nuevos.
  • Mandi, Micaela y Victoria escucharon cuando la maestra les habló en español de teteras. Micaela y Victoria luego incorporaron esta información en su jugar.
Desarrollo social y emocional
30.A.ECa: Reconocer y nombrar sentimientos básicos.
  • Mandi le dijo a la maestra que le daban miedo las máscaras que habían estado usando en el aula.
Desarrollo social y emocional
30.A.ECe: Usar materiales con propósito, seguridad y respeto.
  • Mandi y Micaela guardaron platos y la comida de plástico al terminar de jugar a comer.
Desarrollo social y emocional
31.A.ECc: Relacionarse fácilmente con adultos conocidos.
  • Las tres niñas parecían sentirse cómodas al hablar con su maestra sobre diversos temas.
Desarrollo social y emocional
31.B.ECa: Relacionarse con otros niños con y sin palabras.
  • Aladio y Victoria se miraron a los ojos y jugaron con el fregadero de juguete al girar mandos y mover la llave juntos.
Desarrollo social y emocional
31.B.ECb: Participar en el juego grupal cooperativo.
  • Las niñas coordinaron sus acciones mientras jugaban a servir y comer una comida y al recoger después. Hablaron entre sí sobre lo que hacían durante el desarrollo de su juego. Mandi parecía tener un papel de adulto; les daba comida a Micaela y Victoria y, cuando le dijo a Victoria que terminara de comer, Victoria hizo lo le mandó.

Normas del desarrollo inicial del idioma inglés (E-ELDs, siglas en inglés) de WIDA

A fin de evaluar a niños cuya lengua materna es el español y tomar decisiones curriculares correspondientes, los educadores en Illinois utilizan los Estándares del desarrollo del lenguaje temprano del español (Early Spanish Language Development Standards, o E-SLD), desarrollados por la entidad World-class Instructional Design and Assessment (Diseño y Evaluación Instructivos de Primera Clase, o WIDA) en el Wisconsin Center for Education Research (Centro de Wisconsin para la Investigación en Educación). Los datos de observación que se describen aquí serían útiles para los planes instructivos. Sin embargo, el maestro debe tener múltiples datos de prueba para evaluar el nivel del desempeño del niño.

Lenguaje receptivo. Micaela respondió a las preguntas que le hizo la maestra acerca de su tatuaje, indicando así que comprendía y podía responder a diversas formas de pregunta. Las respuestas de Mandi a los comentarios y preguntas de la maestra sobre las máscaras indican que entendía la mayoría de estas frases y preguntas relativamente largas. (El que contestó “No” cuando la maestra le preguntó “¿La llenaron con agua?” pero “Sí” a la pregunta “¿Le pusieron agua?” podría indicar que comprendía un vocabulario general pero no específico en relación con echar agua a una tetera. La maestra tendría que hacerle a Micaela una pregunta similar en otra situación a fin de saber qué entiende la niña). Después de la descripción que hizo la maestra de lo que hacen las teteras cuando está lista el agua, Micaela afirmó que “humo” salía de la tetera suya, usando el mismo vocabulario que había usado la maestra.

Lenguaje expresivo. Mandi explicó sus sentimientos acerca de las máscaras y los comparó con los de sus padres. Victoria les preguntó a Mandi y Micaela si les gustaba el brócoli, y Micaela contestó “No”. Mandi afirmó que quería el trozo de sandía que tomó Victoria. Micaela usó su lenguaje para negociar un límite de la cantidad de comida en su plato, diciendo a Mandi “¡Ya, ya! ¿Sabes?”. Su comentario del “humo” que salía es lenguaje expresivo también.

Las niñas usaron oraciones gramáticamente estándares de cuatro a siete palabras que correspondían con conversaciones en curso; algunas de las frases de Mandi eran hasta más largas. Mandi usó vocablos específicos (pulsera, tatuaje). Victoria usó vocablos técnicos en relación con portar y comer comida (canasta, brócoli, uvas).

Micaela mostró una evidencia limitada del translingüismo. Cuando quería enseñarle su tatuaje a la maestra, dijo “Maestra, look (en inglés)” en vez de “Maestra, mira”. Ni Mandi ni Victoria usó ninguna palabra en inglés durante el videoclip.

Basándose en lo que se presenta en el video, un maestro podría considerar que el desempeño E-SLD de Mandi, Victoria y Micaela en el área del lenguaje receptivo  estaba al nivel de “transformación” (bridging es el término en inglés de WIDA). Es posible que el desempeño E-SLD de Mandi y Victoria en el área del lenguaje expresivo esté al nivel de “transformación”. No obstante, los niños pueden usar el (los) idioma(s) de maneras diferentes en distintos contextos (el hogar, la comunidad, la escuela) y distintas situaciones (el juego imaginario, la instrucción directa, el trabajo en proyectos). Por ejemplo, en otras situaciones, se grabó que Micaela hablaba más y en oraciones más completas que lo que hizo en este video. Sería necesario que la maestra reuniera más datos relacionados con diversos ambientes, compañeros de conversación y el paso del tiempo para formar un cuadro completo de las capacidades lingüísticas en español—receptivas y expresivas—de cada niño.