El apoyo a las amistades entre niños pequeños. Entrevista con Profesora Michaelene Ostrosky

Sobre este recursoRevisado: 2017

English title: Supporting Young Children's Friendships: An Interview with Dr. Michaelene Ostrosky

El siguiente podcast contiene una entrevista con la Profesora Michaelene (Micki) Ostrosky (en inglés) sobre el apoyo a las amistades de niños pequeños. La Profesora Ostrosky es la directora del Departamento de Educación Especial en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. En esta entrevista, la Profesora Ostrosky y la Profesora Rebecca Swartz, integrante del personal de IEL, conversan sobre cómo las amistades son importantes para los niños pequeños además de estrategias para ayudarlos, incluidos los que tienen discapacidades, a desarrollar las habilidades de hacer amigos.

Se presenta a continuación la traducción al español de la transcripción de la entrevista.

Transcripción

Gracias por sintonizar con nosotros para un podcast del Proyecto Illinois Early Learning. Nuestro proyecto integra el Departamento de Educación Especial en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, gracias a fondos proporcionados por el Consejo Estatal de Educación de Illinois. En el presente podcast, les trasmitimos información sobre cómo crecen y aprenden los niños pequeños, además de estrategias que los adultos podemos aprovechar para ayudarlos a desarrollarse bien. Me llamo Rebecca Swartz, y soy integrante del personal del proyecto. Bienvenidos. Hoy es el 23 de octubre de 2017 y voy a hablar con la Profesora Micki Ostrosky en este podcast de Illinois Early Learning, acerca de las amistades entre niños pequeños. Bienvenida, Profesora Ostrosky. Por favor, cuéntenos un poco acerca de sí misma y su trabajo.

Prof. Ostrosky: Claro que sí. Actualmente soy profesora y jefa del Departamento de Educación Especial en la Universidad de Illinois, y bueno, los términos descriptivos que caracterizan mis investigaciones tienen que ver con la inclusión en la educación especial de niños pequeños y el apoyo a niños con discapacidades—en realidad el apoyo a todos los niños—pero el apoyo para niños con discapacidades en programas inclusivos.

La mayoría de mi investigación ha focalizado en la comunicación social, así que analizamos las interacciones sociales de niños además de sus relaciones con compañeros o con adultos en el ambiente del aula. Y actualmente tengo una concesión con una colega, Paddy Favazza, de Massachusetts. Analizamos la motricidad, y las intervenciones de motricidad, y el apoyo al desarrollo motor de niños en aulas preescolares inclusivas.

Prof. Swartz: La movilidad ofrece también un buen momento para entablar amistades.

Prof. Ostrosky: Sí, por cierto.

Prof. Swartz: Mientras están corriendo, tirando pelotas o balanceándose en los columpios juntos, todos estos momentos les dan la oportunidad de hacer amigos. Así que tal vez hablaremos hoy de algunas de esas oportunidades. Ahora bien, cuénteme un poco acerca de su vida y lo que la motivó a investigar las amistades de niños pequeños con discapacidades.

Prof. Ostrosky: Bueno, yo trabajaba de maestra a principios y mediados de la década de 1980 y daba clases a niños sordos y ciegos, y esto me fascinaba. En realidad, trabajaba en Illinois allá en lo que ahora se llama el Centro Philip Rock, en aquel entonces se llamaba Escuela para Sordos y Ciegos de Illinois.

Me fascinaba observar a los niños y cómo alejaban a los compañeros y buscaban a los adultos en sus entornos. Sabían que podían tener acceso a materiales, a actividades, al cariño o a cualquier ayuda que necesitaban, de los adultos. Pero sus compañeros les parecían no más obstáculos en el ambiente. A veces utilizaban el comportamiento difícil, hasta pellizcaban a sus compañeros o les daban empujones para apartarlos de su camino para hallar a los adultos cercanos.

Por eso me interesaba mucho saber cómo podemos ayudar a niños, a estos niños, a relacionarse más los unos con los otros, aunque fuera hacer rodar una pelota entre sí, ir asidos de la mano mientras realizábamos alguna actividad grupal, repartir los instrumentos cuando hacíamos actividades de música para que sintieran las vibraciones. Así que me impulsó a interesarme en las interacciones entre compañeros, a ver qué son los factores preliminares, cuáles son y cómo logramos que los niños se relacionen entre sí y se vean unos a otros como ventajas más que un problema en los entornos.

Prof. Swartz: Bueno, será que a su parecer los compañeros eran maestros muy importantes para los niños, además de un recurso para ellos.

Prof. Ostrosky: Sí, ciertamente. Pues creo que un maestro, un recurso, una oportunidad de aprender, y además los compañeros pueden reconfortar a los niños y proporcionarles gozo y apoyo. Así que hay mucho provecho que los niños… que todos nosotros sacamos de las amistades. Si pensamos todos en nuestras propias amistades como adultos, típicamente nos hace sonreír cuando apuntamos las características o pensamos en las características de nuestras amistades más íntimas. Lo mismo es cierto para los niños pequeños. Les emociona ir a la escuela, sea que tienen un solo amigo íntimo o todo un grupo de amigos con que se relacionan.

Prof. Swartz: Entonces los amigos son una fuente de gozo y confort y todas estas cosas son cosas que la gente necesita por lo general para ser feliz.

Prof. Ostrosky: Sin duda. Y también hay alguna investigación que demuestra que, sabe, tener amigos puede ayudar con varias cosas… puede mediar en situaciones… como las de la intimidación. Pues, sabe que contar con amigos cercanos con que te puedes mantener unido, que pueden ayudarte en momentos de estrés o cuando hay problemas, en que puedes acudir a un amigo y te escucha, te acepta por quien eres. Sí, absolutamente, hay varias cosas con que las relaciones con compañeros pueden ayudar a un individuo y darle apoyo.

Prof. Swartz: Bien, ¿puede contarme más acerca de cuándo los niños empiezan a entablar amistades?

Prof. Ostrosky: Sí, claro. Si observamos hasta a los bebés y niños de 1 y 2 años, vemos los principios del desarrollo de las amistades. Hasta cosas como cuando un niño y un adulto se turnan en una actividad, este tipo de interacción lleva a las interacciones con amigos. Un niño, un bebé o niño de 1 o 2 años que está observando a sus compañeros en su propio ambiente, que se está extendiendo hacia esos compañeros. Piense en, bueno, un bebé de 9 meses o de 12 meses que extiende la mano para tocar a un compañero, que se acerca a otro niño, porque quiere usar los mismos materiales que él o ella podría tener. Estas son las primeras señales de la amistad, son las habilidades de amistad que observamos.

Ciertamente, cuando los niños se turnan en un subibaja o, bueno, un barquito que se menea hacia delante y hacia atrás en que miran al compañero mientras juegan juntos. Todas estas actividades son los precursores de turnarse, compartir y pedir ayuda más tarde, algunas de las habilidades típicas de amistad que vemos en los niños preescolares y mayores.

Prof. Swartz: Bueno, usted mencionó que los niños observan a otros compañeros, específicamente los que son mayores, pues me imagino que en sus familias, si tienen hermanos o primos, los niños podrían empezar a tener amistades o habilidades emergentes de amistad en estas relaciones.

Prof. Ostrosky: Ciertamente.

Prof. Swartz: Y así, podemos pensar en esas relaciones como oportunidades para los niños de aprender las habilidades de amistad. Entonces, ¿por qué parece que a algunos niños se les hace más difícil entablar amistad, mientras que para otros es fácil?

Prof. Ostrosky: De acuerdo, pues algunos niños no tienen las habilidades sociales, así que no saben turnarse, tal vez no tengan habilidades de lenguaje o de comunicación social para saber cómo participar en un juego, una interacción de juego ya en curso. Puede ser que tengan problemas para controlar las emociones, para manejar el enojo, que tengan dificultades con la resolución de problemas o los conflictos. Y la falta de dichas habilidades puede tener un gran impacto, pues, en el desarrollo de amistades y relaciones con compañeros.

Estos pueden ser niños de desarrollo típico, o niños con discapacidades, ya que no solamente los niños con una discapacidad son los que podrían tener dificultades con relaciones amistosas o el desarrollo de amistades. Vemos a niños de desarrollo típico que podrían ser tímidos o callados, que se paran a un lado observando a un grupo de niños que están jugando con una casa de muñecas, o en el área de juegos de fantasía y no saben cómo unirse al juego. Tal vez no tienen las habilidades de jugar, puede ser que no sepan cómo iniciar la interacción, y así nos toca a nosotros como padres o maestros, tratar de apoyar a los niños en estas interacciones para que puedan aprender estas habilidades.

Prof. Swartz: Entonces usted realmente piensa en buscar las habilidades específicas que permiten que los niños interactúen con sus compañeros.

Prof. Ostrosky: Absolutamente.

Prof. Swartz: Así que el poder hacer una pregunta, o poder compartir un juguete o decir “¿Puedo tener un turno?” o hasta extender la mano y unirse…

Prof. Ostrosky: Sí, eso sí.

Prof. Swartz: …son habilidades que buscamos en los niños, así que los padres o maestros realmente tienen que apoyar estas habilidades muy específicas.

Prof. Ostrosky: Correcto.

Prof. Swartz: Entonces, ¿cuándo deberían empezar a preocuparse los padres y maestros si un niño tiene dificultad para hacer amigos? ¿Hay señales de alerta a las que deberían estar atentos?

Prof. Ostrosky: Yo creo que, ante todo, deseo señalar que los maestros de niños pequeños típicamente son muy dotados para apoyar las interacciones entre niños en aulas, en centros, afuera en el patio de recreo. Y creo que los padres y madres, también, aunque muchos de nosotros tengan un solo hijo, buscamos oportunidades de invitar a otros niños a nuestra casa o de participar en actividades de la comunidad donde los niños pueden jugar juntos en el patio de recreo.

Me parece que cuando vemos que nuestro niño tiene dificultad, ellos, sabe, estamos observándolos y no saben cómo unirse a un juego de corre-que-te-pillo entre unos niños de 3 y 4 años que están corriendo por el parque de recreo. Luego podemos pensar en cómo podemos ayudar a ese niño, qué podríamos hacer para invitar a un niño a nuestra casa y apoyar a nuestro hijo en jugar un juego, jugar juegos con otros niños.

Creo que los maestros también, mientras observamos a niños y nos preguntamos, ¿suelen jugar solos? Ahora bien, algunos niños quieren tener unos momentos tranquilos, así que pienso que también tenemos que apreciar que hay niños individuales que, cuando salen al patio de recreo, no más quieren pasar un rato tranquilo. Han estado en un grupo de 15 o 20 niños, en salones de clases de kindergarten, tal vez hasta 25 niños y no más quieren tener un rato para estar solos y recuperarse. Eso está bien.

Es cuando un niño busca unirse a un grupo y se le hace difícil, no tiene ese tipo de habilidades, que es necesario que tratemos de darle apoyo. Puede ser el enseñar habilidades a los niños durante la hora del círculo, cuando estamos hablando con todo el grupo sobre cómo, sabes, creamos, cómo podemos crear salones de clases acogedores, cómo invitamos a los amigos a unirse a nosotros. Puede ser en grupos pequeños cuando instruimos a niños en habilidades específicas. Cómo compartir, cómo respirar hondo y controlar las emociones. O puede ser para algunos niños que hay que dedicar algo de tiempo a trabajar con ellos individualmente en cómo pedir unirse a un grupo. Lo que podrían hacer en los momentos cuando hemos visto que tienen dificultades en el juego de fantasía, el centro de la casita, hemos visto que tienen problemas porque no necesariamente tienen las habilidades para unirse a ese nivel de juego, que podríamos trabajar con el niño uno a uno y ayudarlo a más o menos seguir un guion y entender cómo jugamos, que en el centro de la casita cuando tenemos los animales de peluche allí y las curitas y el equipo para veterinarios. Pues tal vez tengamos que enseñar a niños individualmente, en grupos pequeños o hablar de esto con grupos grandes.

Prof. Swartz: Pues para comenzar, miramos…

Prof. Ostrosky: Ciertamente.

Prof. Swartz: …para ver qué son los comportamientos, observamos y tal vez demos un poco de instrucción al lado para darles a los niños las palabras que necesitan, o las acciones que deberían usar. Y luego si es necesario, podríamos aumentar eso con la creación de un cuento que podrían seguir, y si un niño todavía necesita apoyo podríamos darle pasos específicos.

Prof. Ostrosky: Absolutamente.

Prof. Swartz: Entonces, desde el comienzo de las estrategias, que son como, bueno, un entrenamiento muy rápido de lado, progresamos hasta ser muy específicos.

Prof. Ostrosky: Y yo creo que el punto acerca de la observación es muy importante. Pues, realmente prestar atención a si nos parece que nuestro hijo o algún estudiante en nuestra clase tiene dificultades. ¿Y por qué? ¿Cuáles habilidades parece que les hacen falta? Yo creo que la otra cara de la moneda, también, es la reacción de los compañeros. Así que nos aseguramos de que nuestro salón de clases, el ambiente de nuestro hogar, sea un lugar en que los niños se aceptan unos a otros. Ahora bien, no tenemos que ser el mejor amigo de todos y cada uno en nuestros entornos, pero debemos de instruir, tratarnos unos a otros con respeto e incluir a otros niños en el aula y no meternos con otros niños ni tratarnos sin bondad. Yo creo que al crear un ambiente del aula, también, donde vemos que no somos todos iguales, tenemos diferencias, celebramos estas diferencias pero vemos algunas conexiones y nos tratamos con bondad unos a otros.

Prof. Swartz: Claro, y pues, pasamos un rato dejando claro los buenos valores que queremos que nuestros niños tengan…

Prof. Ostrosky: De acuerdo.

Prof. Swartz: …pero a veces como padres o madres, o como maestros, podríamos sentirnos estresados cuando vemos que un niño pega a otros o les da empujones o es desagradable, pero ¿qué pensamos que los padres o maestros deberíamos tratar de tener en cuenta en estos momentos?

Prof. Ostrosky: Yo creo que entonces debemos de pensar en lo que es nuestro papel aquí. Y también es necesario que pensemos en lo que pasa si no hacemos nada, al no decir nada, al no intervenir, comunicamos el mensaje que está bien tratar a otros niños de la manera que vemos que un niño le trata a otro. Y es algo desgarrador para un niño que, si está siendo intimidado o lo tratan mal, los adultos le vuelven el ojo ciego y nos portamos como si no viéramos lo que ocurre. Pues hay que pensar en nuestro papel en esto, y por eso, ¿cómo podemos tratar el asunto? Bueno, lo tratamos en ese momento, pero luego ¿cómo podemos tratarlo con todo el grupo si es necesario?

Quiero señalar también que se me ocurría el papel de los padres, que han editado algunos estudios que analizan cómo los padres y madres crean oportunidades para sus hijos. Pues dicen que, como en mi caso, tengo un solo hijo. Yo creaba oportunidades para él de invitar a amigos a nuestra casa, así que el apoyo logístico. Pero también proporcionamos el papel del supervisor, como más o menos observamos y prestamos atención a lo que está pasando, para que los niños jueguen juntos de manera positiva y luego cuando sea necesario, enseñamos las habilidades, damos instrucciones, entrenamos…

Prof. Swartz: Pues evitas que estén enzarzados en un problema sin salida.

Prof. Ostrosky: Sí, exactamente, si es necesario, y para evitar los conflictos. Ahora bien, si surge un conflicto y pueden resolver el problema, absolutamente, pero no quieres que la riña se empeore. Entonces los padres y madres tienden a realizar los papeles de personas de la logística, supervisores y también entrenadores o maestros, de modo que podrían hacer el trabajo en casa también, para ayudar a sus hijos a aprender las habilidades sociales, y la mayoría de los padres hacen esto naturalmente y además el maestro apoya estas relaciones en la escuela.

Prof. Swartz: Y es importante tener en cuenta que los niños llegan a nuestras clases con una gama de habilidades, y para algunos esto es muy fácil, y para otros es todo un desafío.

Prof. Ostrosky: Y algunos niños no han asistido nunca antes al cuidado en grupos, pues tenemos que pensar en eso también.

Prof. Swartz: Claro.

Prof. Ostrosky: Y algunos niños si han asistido, o a un grupo más pequeño, puede ser que asistían a un hogar de cuidado infantil o no más estaban en casa con mamá o papá o un cuidador. Pues cuando vienen a un salón de clases de pre-kindergarten o hasta entran al kínder, puede ser una experiencia nueva para ellos estar con muchos niños y mucha actividad. Pues hasta podrían necesitar más apoyo ya que están en un contexto tan diferente.

Prof. Swartz: Sí, entonces es muy importante observar, ser un buen observador, y también tal vez hablar con los cuidadores del niño para tener la información sobre cuáles podrían ser las dificultades que cierto niño tiene, es importante para los maestros.

Prof. Ostrosky: Claro.

Prof. Swartz: Y es importante para los padres u otros familiares, decir a los maestros, esta es la primera vez para mi niño.

Prof. Ostrosky: Sí.

Prof. Swartz: Que el niño podría necesitar un poco de ayuda extra, y que sepan que está bien decir esto.

Prof. Ostrosky: Sí.

Prof. Swartz: Bien, ¡excelente! Usted me ha contado muchas cosas que los padres y maestros pueden hacer para ayudar a los niños a aprender las habilidades de entablar amistad, y pues creo que lo que hemos tratado es que desarrollar amistades realmente es una habilidad, es algo que queremos todos los seres humanos, pero hay que saber cómo hacerlo, cómo llegar allí. Pues, ¿qué pasa cuando las familias o los maestros o los cuidadores, como los maestros de cuidado infantil, necesitan un apoyo extra para los niños que cuidan? ¿Adónde pueden acudir si necesitan una ayuda adicional?

Prof. Ostrosky: Ah, sí. Pues, yo creo que podríamos hablar con el equipo, pues si tenemos otras personas que también están observando, porque a veces, lo que estamos viendo, no más otro par de ojos nos ayuda a darnos cuenta de lo que pasa. Yo creo que las relaciones de colaboración entre las familias y los maestros son increíblemente importantes, entonces hablas con el padre o la madre si tienes una preocupación acerca de un niño, o que los padres se sientan cómodos para hablar con el maestro y decirle: “Estoy muy preocupado. Esto es lo que veo cuando estamos en la comunidad o en el patio de recreo por la tarde”.

Yo creo que si algo llega a ser extremo, cuando uno se preocupa por, digamos, la depresión o si un niño usa exhibe muchos comportamientos difíciles e interacciones problemáticas con compañeros, entonces podríamos tener que extendernos más allá y buscar más ayuda por medio de Head Start, un consultor de salud mental o un especialista en conductas. Pues si es realmente extremo, podríamos tener que ir más allá de nuestro conjunto de habilidades.

Prof. Swartz: Sí, y yo creo que, como hemos hablado de la escuela y el cuidado infantil como un contexto en que los niños pasan mucho tiempo, y en sus familias, pero tal vez hay otras oportunidades de practicar las habilidades de amistad, como clases en la comunidad o los grupos religiosos, donde hay oportunidades de jugar y relacionarse que podrían ofrecerles más práctica…

Prof. Ostrosky: Sí.

Prof. Swartz: …a las familias.

Prof. Ostrosky: Me parece que usted ha mencionado un buen punto, que yo también quería destacar, esto de extender las fortalezas de un niño. Así que, si le gustan mucho a un niño las cosas como la actuación de cuentos y el drama, o si ha desarrollado mucha fuerza física y le gustan las actividades motoras. Se podría inscribirlo en actividades de T-ball (beisbol para niños) o clases de gimnástica o de arte, donde un niño podría conocer a otros que tienen los mismos intereses en común… esto puede dar mucho apoyo a las amistades, el desarrollo de las habilidades de amistad también, ya que tienen actividades compartidas que se realizan junto con los compañeros y que son divertidas y les interesan.

Prof. Swartz: Claro. Y si no más van al parque con un niño al que le gustan los juegos físicos, es un lugar excelente para apoyar la amistad, y tal vez para un niño más tranquilo, la biblioteca local podría darle la oportunidad de sentarse y leer un libro y otro niño se acerca a leer con él, y eso es el comienzo de una amistad nueva.

Prof. Ostrosky: Ciertamente. Algo que yo quería señalar también y que no había mencionado antes, especialmente en el hogar, en los ambientes de cuidado en casa o ambientes de salones de clase, es la importancia del ambiente en sí. Pues a veces hablamos con las maestras y hablan de que los niños juegan independientemente durante la hora de centros y no se relacionan con los compañeros, y cuando los maestros realmente dan un paso para atrás y analizan sus centros, no se habían dado cuenta de que tienen abiertos ocho centros en una clase de 15 o 20 niños, pues cuando hay tantos centros abiertos, no es muy raro que los niños podrían ir a jugar a solas aunque los maestros tienen la meta de apoyar la interacción.

Por eso, si quieren cerrar un par de centros cada día de modo que, debido al arreglo del ambiente, se apoya la interacción entre compañeros. Pensamos de la misma manera en el caso de los niños de 1 o 2 años. En su nivel de desarrollo, tal vez todos los niños de esta edad quieran la misma cosa. Pues tener pelotas de ocho colores distintos tal vez no sea tan importante como tener cuatro o cinco pelotas que son todas del mismo color para que los niños no se peleen por la pelota, sino que se relacionan unos con otros usando la pelota. Pero no es que todos quieran la pelota roja o la morada, sino están jugando juntos. Entonces, teniendo en cuenta el desarrollo de los niños, pensando en los materiales que tienen en el ambiente y el arreglo del salón, para que realmente se apoye la interacción.

Prof. Swartz: Claro, pues eso es como una estrategia que yo usaba a menudo, la de envases de pegamento. Si cada uno tiene su propio pegamento, no tienen que hablar entre sí, pero si tenemos que pedir cosas a los compañeros, nos da la oportunidad de entablar amistad.

Prof. Ostrosky: Sí, pues limitar los materiales disponibles y animar a los niños a relacionarse entre sí para turnarse.

Prof. Swartz: Pues, parece contrario a la lógica…

Prof. Ostrosky: Claro.

Prof. Swartz: …parece que, bueno, eso no más va a causar más conflictos, pero en realidad estos conflictos dan la oportunidad de practicar esas habilidades de resolver problemas que, sabe, que son muy importantes para la amistad.

Prof. Ostrosky: Bueno, y siempre hay que encontrar el equilibrio, yo creo, con la independencia. Por ejemplo, hablo con algunos maestros que quieren apoyar la comunicación de los niños, la de pedir ayuda a los adultos o los compañeros, pero también su independencia. Pues es más o menos lo mismo. ¿Dónde se encuentra el equilibrio? Queremos alentar a los niños a relacionarse entre sí en la mesa de la pasta de moldear, pero podemos disponer muchos cortadores y rodillos de amasar y latas de pasta donde todos juegan independientemente, o podríamos limitar los materiales para que en realidad la interacción ocurra entre compañeros en relación con los materiales.

Prof. Swartz: Bueno, muchas gracias por hablar con nosotros acerca de las amistades entre niños, y esperamos con placer que usted vuelva al podcast del Proyecto Illinois Early Learning para conversar sobre otro tema en un futuro.

Prof. Ostrosky: Gracias.

Prof. Swartz [como narradora]: El sitio Web del Proyecto Illinois Early Learning en www.IllinoisEarlyLearning.org es la fuente de información basada en evidencia y confiable acerca del cuidado y educación infantil para padres, madres, cuidadores y maestros de niños pequeños. Gracias por escuchar y por ayudar a los niños de su hogar, aula y comunidad a tener un comienzo fuerte a su aprendizaje durante la infancia.

Recursos relacionados de IEL