Planteamientos del aprendizaje. Confianza y la toma de riesgos

Norma: Los niños demuestran la disposición de participar en experiencias nuevas y tomar riesgos con confianza.

Una perspectiva sobre la toma de riesgos

El término “toma de riesgos” puede resultarles un poco desconcertador a los cuidadores. Se esfuerzan mucho por asegurar que los niños siempre sigan seguros y sanos. Sin embargo, la toma de riesgos apropiados al desarrollo es un comportamiento positivo y natural en los niños. Cuando un niño siente confianza en sus cuidadores y en sus propias habilidades, emprende los riesgos necesarios para aprender habilidades nuevas. Con el apoyo y el aliento de los cuidadores, los niños intentan dominar habilidades nuevas y cuando alcanzan el éxito, forman sentimientos de orgullo y auto-estima.

La toma de riesgos se refiere, no sólo a los riesgos físicos como gatear y caminar, sino también a los riesgos emocionales que toman los niños mediante sus relaciones con otros. Por ejemplo, un niño de 12 meses toma un riesgo emocional cuando él o ella depende de otra persona, diferente del cuidador, para que le dé cuidado. Estos son riesgos importantes que los niños necesitan tomar para desarrollar relaciones sociales sanas en el futuro.

Los niños aumentan su confianza por medio de sus relaciones con cuidadores tiernos y atentos. Los cuidadores que están sintonizados con las necesidades de los niños y responden en forma oportuna y constante, estimulan los sentimientos de auto-estima en los niños. Los niños aprenden a creer que son importantes, y aprenden a confiar en otros. Esto aumenta la confianza en sí mismos que es necesaria para que emprendan riesgos apropiados a su nivel de desarrollo. Dichos riesgos incluyen tales tareas del desarrollo como gatear, caminar, jugar, probar experiencias nuevas y formar relaciones con compañeros.

Al principio, los niños usan la confianza para abordar riesgos físicos. Entre los nueve y los 12 meses de edad, los niños hacen experimentos moviendo objetos de diversas maneras, como empujándolas y tirándolas. También dominan tales habilidades como gatear y caminar. Ponen a prueba esas habilidades y trabajan para desarrollarlas en el contexto de relaciones seguras. Una vez que un niño domina una habilidad, los cuidadores pueden compartir en su emoción, lo que aumenta aún más su confianza y percepción de dominio para desarrollar habilidades nuevas en el futuro. A como los 18 a 24 meses de edad, empiezan a tomar riesgos emocionales. Comienzan a jugar cada vez más lejos de sus cuidadores, pero todavía los buscarán cuando es necesario. Entre los 24 y 36 meses, los niños inician interacciones con compañeros e intentan abordar desafíos por su propia cuenta antes de buscar la guía de un cuidador.

Los cuidadores toman un papel importante en el fomento de la confianza en niños. Es necesario que sean sensibles al temperamento de un niño y su grado de comodidad con situaciones nuevas. Los niños pueden abrumarse con sus capacidades crecientes y a veces pueden exhibir la frustración o el temor. Cuando los cuidadores son sensibles al temperamento, los sentimientos y el grado de comodidad de un niño, éste se siente seguro y apoyado, y participa confiado en nuevas experiencias a su propio ritmo.

Nacimiento a 9 meses

Los niños empiezan a formar la confianza mediante las interacciones que experimentan todos los días con sus cuidadores. Dichas interacciones sirven para formar relaciones especiales, las que a su vez forman la “base segura” para que los niños tomen riesgos y prueben experiencias nuevas.

Indicios para niños incluyen:

  • El niño llora y/o usa el lenguaje corporal para señalar sus necesidades y lograr que se satisfagan, por ej., aparta la vista, arquea la espalda
  • Explora nuevos objetos con entusiasmo, por ej., da chillidos y/o aprieta un juguete
  • Usa diversos métodos para llevar a cabo una tarea sencilla, por ej., extiende la mano, da patadas, hace sonidos vocales
  • Pone a prueba habilidades nuevas por su propia cuenta a la vez de buscar la guía de un adulto conocido, por ej., un niño que recién empezó a gatear comienza a moverse, luego se vuelve hacia el cuidador para confirmación antes de irse gateando

Estrategias de interacción:

  • Proveer un cuidado atento y constante a fin de aumentar la auto-confianza del niño
  • Crear un ambiente donde el niño tiene acceso a juguetes apropiados a la edad
  • Usar indicios verbales y no verbales para animar y apoyar al niño mientras participa en una actividad nueva, por ej., sonreír, asentar con la cabeza, batir las palmas
  • Proveer apoyo en nuevas situaciones a la vez de permitir espacio para que el niño explore nuevos objetos

7 meses a 18 meses

Los niños empiezan a valerse de la confianza que van desarrollando para tomar riesgos simples al explorar físicamente sus ambientes en el contexto de una relación segura.

Indicios para niños incluyen:

  • Empieza a tomar grandes riesgos con muy poca consideración del peligro, por ej., se lanza del sofá para alcanzar un objeto
  • Manifiesta cada vez más intención y confianza al jugar y relacionarse, por ej., agarra, empuja, tira
  • Usa el ensayo y error para resolver un problema, por ej., pone a prueba diversos ángulos al intentar meter una forma a un clasificador de formas

Estrategias de interacción:

  • Proveer un ambiente interesante y seguro que el niño puede explorar; seguir vigilante e intervenir cuando es necesario para mantener seguro al niño
  • Reconocer que el niño necesita tiempo para ajustarse a habilidades nuevas, por ej., al niño le pueden asustar de repente sus capacidades crecientes
  • Animar al niño a poner a prueba maneras nuevas de hacer cosas

16 meses a 24 meses

Los niños aumentan su confianza en el contexto de una relación segura, y empiezan a participar en tareas más complejas y a buscar nuevas situaciones.

Indicios para niños incluyen:

  • Juega y explora cada vez más lejos de su figura de apego; sigue buscando la guía y el consuelo del cuidador, por ej., juega al otro lado del cuarto y mira hacia el cuidador, luego vuelve a jugar
  • Busca ayuda y consuelo de personas conocidas
  • Demuestra confianza en las capacidades y los logros, por ej., grita de alegría o bate las palmas al lograr una meta como la de armar un rompecabezas sencillo
  • Se une a una nueva actividad después de observarla con cautela al principio

Estrategias de interacción:

  • Seguir disponible para el niño durante el juego; usar indicios para asegurarle de su apoyo y animarlo a explorar, por ej., sonreír, asentir con la cabeza, batir las palmas
  • Proveer materiales y actividades que son estimulantes pero no frustrantes, por ej., bloques grandes, un rompecabezas sencillo
  • Ser sensible al temperamento del niño; reconocer que puede necesitar algo de tiempo para participar en una experiencia nueva; dejar que el niño observe hasta que esté listo para participar

21 meses a 36 meses

Los niños usan la confianza para empezar a tomar riesgos emocionales además de los físicos, con el apoyo de su(s) cuidador(es).

Indicios para niños incluyen:

  • Intenta resolver conflictos sociales independientemente y sin correr automáticamente al cuidador, por ej., intenta recuperar un objeto que un compañero le quitó
  • Demuestra entusiasmo y empeño al resolver problemas cuando intenta tareas nuevas, por ej., el niño empuja la mano del cuidador para alejarla y rehúsa la ayuda hasta que esté listo para pedirla

Estrategias de interacción:

  • Validar las emociones que el niño está sintiendo, por ej., “Veo que te perturba que se te quitó el juguete”.
  • Dar un modelo del comportamiento bien pensado y educado mediante las interacciones de todos los días
  • Proveerle al niño oportunidades de resolver problemas por su cuenta; intervenir solamente cuando el niño parece frustrarse y/o pide ayuda

Descubra cómo la confianza y la toma de riesgos están relacionadas a:

Normas de guía: recursos relacionados