Área 1. Empatía

Norma: Los niños demuestran una capacidad emergente de entender los sentimientos de otra persona y de compartir las experiencias emocionales de otros.

Características comunes y diferencias en la expresión emocional

Para que los niños puedan desarrollar la capacidad de sentir empatía, necesitan ser capaces de reconocer sus propios sentimientos y las expresiones emocionales de otros. La expresión de los sentimientos está estrechamente conectada con las influencias culturales y sociales de la familia y el ambiente del niño. Las emociones son reforzadas por los cuidadores de acuerdo con las que ellos creen que prepararán mejor al niño para el éxito en su cultura y sociedad en particular.3 Por ejemplo, la cultura occidental con frecuencia alienta el orgullo en los niños pequeños, mientras que las familias asiáticas se enfocan en animar la modestia.4 No obstante, entre todas las culturas existe la idea común que hay un conjunto de sentimientos que son experimentados por todos, independiente de su cultura o su experiencia. Estos seis sentimientos son la felicidad, la tristeza, el temor, la sorpresa, el enojo y el disgusto. Se consideran emociones básicas y universales debido a la idea que son instintivas.5

Los niños pequeños van desarrollando la empatía a través del tiempo. Los bebés pequeños no tienen la capacidad de entender y compartir en los sentimientos ajenos; sin embargo, hay ciertos comportamientos y experiencias que apoyan el desarrollo de la empatía. Mediante las relaciones especiales y significantes con sus cuidadores principales, los niños observan y aprenden de los comportamientos sociales que apoyan una conciencia de los sentimientos ajenos y, eventualmente, una comprensión de los mismos.1

Los adultos conocidos en la vida de un niño le dan los primeros modelos de la conducta empática. Los niños observan y aprenden de las acciones y respuestas de sus cuidadores. Usan los indicios sociales para guiar el comportamiento y captar el sentido de lo que ocurre en sus entornos.2 Los niños empiezan a aplicar dichos comportamientos aprendidos mediante sus interacciones sociales. Por eso es importante que los adultos creen un ambiente acogedor, responsivo y cariñoso para niños pequeños y que se comuniquen con ellos sobre sentimientos que tanto los niños como otros pueden experimentar.

Muy temprano en la vida, los niños demuestran primero una conciencia de otras personas simplemente al observar y reaccionar ante su ambiente. Esto puede incluir el mirar a un niño que está llorando o sonreír a un adulto conocido. Los niños entonces usan comportamientos intencionales para provocar ciertas reacciones y emociones de otros y empiezan a identificar ciertos sentimientos en sí mismos y otros. Cuando están por cumplir los tres años, los niños demuestran una comprensión sencilla de los sentimientos de otros. Esta conciencia y comprensión de sentimientos ajenos es crucial para que los niños puedan establecer relaciones exitosas con los compañeros.

Nacimiento a 9 meses

Los niños empiezan a formar una conciencia de los sentimientos de otros al observar y reaccionar ante sonidos que otros hacen. Hacia el final de esta etapa, los bebés entienden que son individuos distintos de su(s) cuidador(es), hito crucial para la interpretación de los sentimientos ajenos.

Indicios para niños incluyen:

  • El niño mira y observa a adultos y otros niños
  • Llora cuando escucha el llanto de otro bebé
  • Responde a las interacciones de su(s) cuidador(es), por ej., sonríe cuando el cuidador le sonríe, mira hacia un cuidador cuando él o ella agita un sonajero
  • Muestra señales de la ansiedad de separación, por ej., protesta cuando un cuidador se va del cuarto
  • Empieza a compartir sentimientos sencillos al leer indicios de gestos y expresiones faciales, por ej., repite actividades que hacen reírse a otros

Estrategias de interacción:

  • Proveer un cuidado de los sentimientos con constancia; responder oportuna y atentamente ante los sonidos y llantos del niño
  • Describir con palabras lo que el niño puede estar sintiendo; dar nombres a los sonidos y arrullos del niño
  • Proveer oportunidades para el niño de ver diversas expresiones faciales: libros de cartón para bebés con fotos de otros infantes, o el uso de un espejo durante el juego
  • Usar más de un modo de expresar y compartir los sentimientos con el niño, por ej., movimientos del cuerpo, palabras, expresiones de la cara y tonos de la voz

7 meses a 18 meses

Los niños tienen más experiencia con una amplia gama de emociones; empiezan a reconocer y reaccionar ante diversas expresiones faciales y emocionales. También empiezan a demostrar que entienden cómo el comportamiento provoca reacciones y sentimientos en otros.

Indicios para niños incluyen:

  • Sonríe con intención para que una persona conocida le sonría
  • Usa la referencia social con su(s) cuidador(es) en situaciones inciertas, por ej., mira la cara de un cuidador para ver indicios de cómo responder a una persona desconocida o una situación novedosa
  • Reacciona cuando un niño está perturbado, al observar o acercarse al niño
  • Comparte sentimientos positivos y negativos con su(s) cuidador(es), por ej., expresa preguntas, asombro, deleite y decepción
  • Empieza a estar más consciente de los propios sentimientos, por ej., usa gestos o dice “no” para rehusar algo, da un chillido y sigue riéndose cuando se siente alegre

Estrategias de interacción:

  • Responder ante los intentos del niño de provocar reacciones emocionales; intentar usar expresiones faciales para corresponder el tono de la voz, los sonidos y el lenguaje corporal del niño
  • Dar un modelo de la conducta empática y controlar los propios sentimientos, por ej., evitar el control excesivo y las luchas por el poder; más bien, usar la redirección
  • Decir los nombres de los sentimientos y reconocer comportamientos que el niño está exhibiendo, por ej., decir: “Veo que estás enojado por la manera en que pisoteas el suelo”.
  • Responder de manera genuina y bien pensada ante los intentos del niño por relacionarse y participar socialmente

16 meses a 24 meses

Los niños empiezan a notar sentimientos diferentes que otros niños están expresando y pueden empezar a reaccionar ante esos sentimientos.

Indicios para niños incluyen:

  • Imita comportamientos de consolar del (de los) cuidador(es), por ej., le da toques suaves o abrazos a un niño que está alterado
  • Reconoce algunos de sus propios sentimientos, por ej., agarra un objeto de consuelo cuando está triste
  • Demuestra una conciencia de diversos sentimientos y emociones durante el juego, por ej., mece una muñequita y le arrulla
  • Comparte y comunica sentimientos sencillos de otros, por ej., “mamá triste”, “papá feliz”

Estrategias de interacción:

  • Lo más frecuentemente que sea posible, proveer palabras para describir los sentimientos a lo largo del día
  • Reconocer y respetar las reacciones emocionales individuales y culturales, por ej., un niño que no quiere ser abrazado cuando está molesto
  • Ayudar al niño a reconocer ciertos sentimientos al describir y nombrar lo que el niño siente
  • Ayudar al niño a desarrollar una comprensión de los sentimientos de otros usando fotos, carteles, libros y espejos
  • Permitir mucho tiempo para el juego de fantasía y relacionarse con el niño para darle un modelo de la empatía

21 meses a 36 meses

Los niños empiezan a exhibir una comprensión que otras personas tienen sentimientos distintos de los propios.

Indicios para niños incluyen:

  • Expresa lo que otros niños pueden estar sintiendo y por qué, por ej., dice que un compañero está triste porque se le quitó un juguete
  • Reacciona ante la angustia de otro niño con intentos por hacer que él o ella se sienta mejor, por ej., cuando un niño está llorando, le da un abrazo, dice palabras sosegadoras o usa la distracción
  • Participa en y muestra una reacción emocional ante los sentimientos de los compañeros, por ej., puede expresar la preocupación por un niño que está lastimado, o sonreír cuando un niño da brincos de alegría

Estrategias de interacción:

  • Dar un modelo de prácticas consideradas y sensibles al escuchar y responder cuando el niño describe sus sentimientos
  • Seguir nombrando y conversando sobre los sentimientos, por ej., decir por qué el niño puede sentir ciertas emociones
  • Darle encomios sinceros al niño cuando trata de manera sensible a otro niño
  • Guiar suavemente el juego de los niños para animar la empatía, por ej., “Michael tiene hambre también. Necesita una merienda imaginaria en su plato”.

Tenga presente

El desarrollo de niños no ocurre en el aislamiento; los niños alcanzan los hitos de su desarrollo dentro de sus contextos sociales y culturales. Sin embargo, aunque el “cómo se desarrolla el niño” puede verse diferente, “qué desarrolla el niño” puede observarse de una manera más universal. A continuación se presentan algunas señales que pueden dar motivo de una conversación con el proveedor de atención médica del niño acerca de tener una revisión más detallada.

  • El niño no sonríe para los cuatro meses de edad
  • No manifiesta ninguna renuencia ni ansiedad en la presencia de personas desconocidas después de los nueve meses de edad
  • No balbucea, indica cosas con el dedo ni hace gestos con significado para los 12 meses de edad
  • No responde cuando oye su nombre

Notas

  1. Karen, Robert, Ph.D. (1998). Becoming Attached: First Relationships and How They Shape Our Capacity to Love. New York: Oxford University Press.
  2. Stern, Daniel (1985). The interpersonal world of the infant. New York: Basic Books.
  3. Gonzalez-Mena, J. (2001). Multicultural issues in child care. Mountain View, CA: Mayfield Publishing.
  4. Gonzalez-Mena, J. (2001). Multicultural issues in child care. Mountain View, CA: Mayfield Publishing.
  5. Eckman, P. (1992). An Argument for Basic Emotions. Cognition and Emotion, 6(3/4), 169–200. View

Descubra cómo la empatía está relacionada a:

Normas de guía: recursos relacionados