¿Oyes tú lo que oigo yo?

Sobre este recurso
Revisado: 2015
English title: Do You Hear What I Hear?

Los niños pequeños se valen de todos los sentidos—especialmente el oído—para explorar su mundo. Una pérdida temporal o permanente de la audición puede presentarse desde el nacimiento o resultar de infecciones frecuentes de oído, lesiones o enfermedades. La disminución auditiva puede retrasar el desarrollo del lenguaje y resultar en otros problemas de aprendizaje. La ley de Illinois requiere que todos los hospitales hagan análisis del oído a los recién nacidos. Se requiere también que todos los centros preescolares y de cuidado infantil con licencia, revisen cada año a los niños de 3 años y mayores. Los padres, madres y maestros también tienen un papel importante en la identificación de los niños que tal vez necesiten una atención médica adicional.

¿Cuáles son los indicios del desarrollo normal del oído?

  • Para los 3 meses de edad, un bebé responde a la voz de su padre o madre al ponerse más alerta. Un niño de 6 meses se vuelve hacia un sonido y balbucea en series de sonidos.
  • Para los 12 meses, un bebé empieza a imitar sonidos y tal vez hasta diga algunas palabras como “mamá” y “adiós”.
  • A los 2 años, más o menos, un niño entiende palabras de acciones, como corre, sigue instrucciones orales sencillas y dice oraciones de dos a tres palabras.

Pida a su proveedor de atención médica una lista de comprobación acerca del oído u obtenga información gratis  llamando a la American Speech-Language-Hearing Association (Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y el Oído) al 1-800-638-8255.

¿Cuáles son algunos indicios comunes de una pérdida auditiva?

  • Un niño que tiene una pérdida auditiva, podría parecer inatento o reacio.
  • Puede ser que el niño malinterprete las palabras o que oiga algunos sonidos pero no otros.
  • Tal vez no le interese la televisión ni la radio.
  • Puede ser que el niño no hable claramente o que sea difícil de entender.

¿Qué hago si sospecho que un niño tiene una pérdida auditiva?

  • Pregunte al proveedor de atención médica de su hijo si pudiera ser necesaria una revisión realizada por un profesional capacitado, o pida hablar con el consejero de audición de su distrito escolar local.

¿Es muy importante el tratamiento?

  • El tratamiento oportuno puede ser provechoso para toda la vida. La investigación muestra que los niños que nacen con la audición disminuida, usualmente pueden tener las habilidades normales de lenguaje y de aprendizaje al entrar a la escuela si reciben el cuidado apropiado para los 6 meses de edad. El tratamiento puede incluir el discernir la causa del problema; hacer cambios en el ambiente; y ofrecer capacitación, ejercicios, audífonos o una intervención quirúrgica. Trate toda disminución auditiva rápidamente para evitar los problemas sociales y de aprendizaje relacionados con el oído.