Área 3. Inicios de lectoescritura

Norma: Los niños demuestran un interés y una comprensión de materiales impresos.

Tenga presente

El desarrollo de niños no ocurre en el aislamiento; los niños alcanzan los hitos de su desarrollo dentro de sus contextos sociales y culturales. Sin embargo, aunque el “cómo se desarrolla el niño” puede verse diferente, el “qué desarrolla el niño” puede observarse de una manera más universal. A continuación se presentan algunas señales que pueden dar motivo de una conversación con el proveedor de atención médica del niño acerca de tener una revisión más detallada.

  • El niño no sonríe para los cuatro meses de edad
  • No balbucea, indica cosas con el dedo ni hace gestos con significado para los 12 meses de edad
  • No imita verbalmente los nombres de objetos familiares para los 18 meses de edad
  • No usa frases de tres palabras para los tres años de edad

Los inicios de la lectoescritura incluyen tanto componentes hablados como formas escritas del idioma.1 Los niños desarrollan las habilidades iniciales de lectoescritura mediante sus interacciones de todos los días con sus cuidadores. Estas incluyen las de cantar, hacer rimas y leer libros juntos. Los niños pequeños exploran libros mirándolos, tocándolos y metiéndolos a la boca. “Leen” libros simplemente al moverlos o volver las páginas. Estas experiencias iniciales son el principio de la lectura y escritura para niños pequeños y afectan el desarrollo de sus habilidades de lectoescritura.

Durante el segundo año de vida, los niños muestran un interés aumentado en los libros. Señalan ciertas láminas, e inician la lectura compartida al hacer gestos hacia cierto libro. Los niños identifican imágenes de ciertos objetos conocidos y los nombran. Los niños también llegan a estar conscientes de palabras impresas en su ambiente. Estas se encuentran en revistas, periódicos, letreros y símbolos. El garabatear y dibujar también ocurren hacia el fin del segundo año y durante todo el tercer año. Las oportunidades de agarrar utensilios de escribir, garabatear y dibujar ayudan a los niños a desarrollar sus habilidades precursoras a la escritura.

La tecnología nueva les aporta a los niños diversas oportunidades de hacer actividades que incluyen las palabras impresas y el lenguaje escrito. Para niños mayores de dos años, un uso limitado de medios electrónicos –como aparatos para leer publicaciones electrónicas que se operan con el toque, tabletas o teléfonos inteligentes– puede ser enriquecedor; siempre y cuando haya una interacción con adultos.2 Como en todo aspecto del desarrollo, las interacciones significantes entre niños y cuidadores son las más provechosas para el desarrollo sano.3

Nacimiento a 9 meses

Los niños empiezan a poner el cimiento de las habilidades iniciales de lectoescritura al explorar materiales impresos y formar una capacidad de leer materiales impresos.

Indicios para niños incluyen:

  • El niño muestra una conciencia de materiales impresos, por ej., mira fijamente una lámina en un libro
  • Extiende la mano para agarrar y mascar libros
  • Usa múltiples sentidos para explorar libros, por ej., explora libros con diversas texturas
  • Usa las manos para manipular materiales impresos, por ej., intenta volver las páginas de un libro de cartón, agarra objetos con las manos
  • Señala láminas con el dedo o hace sonidos al mirar libros ilustrados
  • Se enfoca durante ratos breves en mirar materiales impresos

Estrategias de interacción:

  • Presentar libros de diversas culturas e incorporarlos a la rutina diaria del niño
  • Dejar que el niño explore libros metiéndolos a la boca y volviendo las páginas
  • Compartir con el niño diversos tipos de materiales impresos, por ej., libros de cartón, revistas, cajas de cereal
  • Nombrar e indicar con el dedo objetos en el ambiente del niño
  • Pasar tiempo con el niño leyendo y mirando libros juntos

7 meses a 18 meses

Los niños se hacen participantes activos en actividades de lectoescritura con materiales impresos.

Indicios para niños incluyen:

  • Señala con el dedo láminas en un libro y reacciona, por ej., sonríe cuando ve una imagen de un perro
  • Inicia actividades de lectoescritura, por ej., hace gestos hacia un libro o intenta volver las páginas de un libro de papel o una revista
  • Imita gestos o sonidos durante actividades, por ej., mueve las manos al cantar, balbucea mientras un cuidador lee un libro
  • Aumenta la capacidad de enfocarse en materiales impresos durante ratos más largos
  • Agarra objetos e intenta garabatear, por ej., hace una marca ligera con un crayón en una hoja de papel

Estrategias de interacción:

  • Usar canciones y rimas de palabras; cantar canciones con juegos de dedos, como la de tortillitas
  • Señalar con el dedo y nombrar láminas en libros
  • Leer, o contar con señas, cuentos que repiten palabras o frases; cuidarse de usar palabras, frases o señas en la lengua materna del niño si es posible
  • Crear áreas especiales en el salón de clases o en casa donde el niño puede alcanzar libros fácilmente
  • Proveerle al niño oportunidades de agarrar diversos tipos de utensilios de escribir, por ej., un crayón grueso o brochas gruesas

16 meses a 24 meses

Los niños empiezan a demostrar un entendimiento de palabras y materiales impresos.

Indicios para niños incluyen:

  • Vuelve una tras otra las páginas de un libro de cartón
  • Señala con el dedo imágenes y acciones conocidas en libros
  • Repite palabras conocidas de un libro cuando se lo lee
  • Empieza a prever lo que podría pasar luego en un libro conocido, por ej., genera sonidos y movimientos y/o usa palabras para nombrar dibujos
  • Garabatea al azar
  • Identifica un libro preferido y les señala a personas conocidas para que le lean, por ej., les trae el libro, o lo indica con el dedo y hace gestos

Estrategias de interacción:

  • Proveer acceso a revistas y libros a todas horas del día
  • Animar al niño a repetir palabras y señalar con el dedo objetos que se hallan en revistas y libros
  • Nombrar objetos en el ambiente del niño, por ej., cama, ventana, mesa, biberón
  • Pasar tiempo de calidad con el niño con un enfoque en la lectura; seguir adonde el niño quiere ir durante este tiempo

21 meses a 36 meses

Los niños participan con otros en actividades de lectoescritura y tienen una conciencia y entendimiento aumentados de la variedad de tipos de palabras impresas que se hallan en su ambiente.

Indicios para niños incluyen:

  • Imita el papel adulto al usar materiales impresos, por ej., hace de cuenta que lee un libro o periódico a animales de peluche o muñecos
  • Participa independientemente en actividades iniciales de lectoescritura, por ej., se sienta en un rincón de libros y hojea páginas
  • Recita de memoria varias partes de un libro
  • Garabatea de una forma más ordenada y empieza a nombrar lo que ha dibujado
  • Expresa lo que pasa luego al leer un libro conocido a un cuidador, por ej., usa gestos, palabras y/o sonidos

Estrategias de interacción:

  • Proveerle al niño libros que le tienen significado, por ej., un libro sobre diversas comidas o sobre la familia
  • Animar al niño a adivinar lo que está pasando en el libro o lo que va a pasar luego en un cuento usando las láminas como guía
  • Proveer oportunidades para el niño de usar materiales de arte como papel, pintura y crayones
  • Crear un libro especial con una foto del niño y cuidar de que refleja al niño como individual singular; leer este libro a menudo con el niño

Cuento de la vida real

Este cuento también está relacionado al:

Sam tiene 32 meses de edad. Está sentado sobre las piernas de su Tío Steve y juntos están mirando un lector electrónico de libros. Steve le está leyendo un libro electrónico a Sam, mientras el niño sigue el cuento y mira las imágenes de la pantalla. Steve le dice: “Mira, Sam, ¿ves la tortuga?” Sam dice que sí con la cabeza, señala la imagen con el dedo y dice “¡Tortuga!” Steve mueve los dedos sobre la pantalla para pasar a la siguiente página. Sam intenta la misma acción encima de la pantalla. Steve deja de leer y le pregunta: “¿Quieres intentar volver la página?” Sam asienta con la cabeza y lo intenta otra vez. Logra cambiar de página y bate las palmas cuando termina. Steve dice: “¡Muy bien! ¡Lo hiciste!” para corresponder al entusiasmo de Sam.

Los dos siguen leyendo el cuento y Sam vuelve todas las páginas en la pantalla para Steve. El niño interrumpe a su tío algunas veces para señalar imágenes con el dedo y nombre las imágenes. Cuando llegan al final del cuento, Sam le dice “más libro” a Steve. Steve asienta con la cabeza y empieza a leer otro cuento breve. Sam se sienta sobre las piernas de Steve otra vez y escucha. Steve llega a un momento en el cuento en que ruge un león. Sam se levanta de un salto y empieza a gatear en el piso y rugir. Steve pone el aparato electrónico a un lado y empieza a andar a gatas con Sam. Sam se ríe y persigue a Steve por el cuarto.

ESTE EJEMPLO ILUSTRA una interacción con tecnología entre un niño y un cuidador. Como se mencionó antes, para niños mayores de dos años, un uso limitado de los medios electrónicos –como aparatos para leer publicaciones electrónicas que se operan con el toque, tabletas o teléfonos inteligentes– puede ser enriquecedor; siempre y cuando haya una interacción con adultos.4Como en todo aspecto del desarrollo, las interacciones significantes entre niños y cuidadores son las más provechosas para el desarrollo sano.5

Sam y Steve están participando de la misma manera que si leyeran un libro regular. Steve se cuida de dejar que Sam lleve la delantera en la interacción, y sigue los indicios del niño todo el tiempo. Apoya el desarrollo de la motricidad fina de Sam y su coordinación de ojos y manos al dejar que vuelva las páginas, usando el dedo y la muñeca de una manera específica, y le da a Sam encomios genuinos cuando las vuelve con éxito. Steve también tiene en cuenta el mejor momento de dejar de usar el lector electrónico, y lo hace una vez que Sam deja de fijarse en ello. Los dos luego hacen una transición a una interacción diferente en que usan el movimiento creativo y el juego imaginario en una extensión del cuento que acaban de leer.


Nota:

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los niños menores de dos años no gasten ningún tiempo usando medios electrónicos y que los niños mayores de dos años miren o usen programas de buena calidad durante no más de una o dos horas al día.

Notas

  1. Tallal, P. (2000). The Science of Literacy: from the Laboratory to the classroom. PNAS: Proceedings of the National Academy of Sciences, 97(6), 2202–2222. Reprinted from: Erikson Institute WebCT.
  2. Technology and Interactive Media as Tools in Early Childhood Programs Serving Children from Birth through Age 8. (2012). Joint position statement issued by the National Association for the Education of Young Children and the Fred Rogers Center for Early Learning and Children’s Media at Saint Vincent College.
  3. American Academy of Pediatrics, Council on Communications and Media. (2011). “Policy Statement: Media Use by Children Younger Than 2 Years,” Pediatrics, 128(5), 1753; American Academy of Pediatrics. (2010). “Policy Statement—Media Education,” Pediatrics, 126(5), 1012–1017. View
  4. Technology and Interactive Media as Tools in Early Childhood Programs Serving Children from Birth through Age 8. (2012). Joint position statement issued by the National Association for the Education of Young Children and the Fred Rogers Center for Early Learning and Children’s Media at Saint Vincent College.
  5. American Academy of Pediatrics, Council on Communications and Media. (2011). “Policy Statement: Media Use by Children Younger Than 2 Years,” Pediatrics, 128(5), 1753; American Academy of Pediatrics. (2010). “Policy Statement—Media Education,” Pediatrics, 126(5), 1012–1017. View

Descubra cómo los inicios de lectoescritura están relacionados a:

Normas de guía: recursos relacionados