Área 2. Auto-cuidado

Norma: Los niños demuestran el deseo y la capacidad de participar y practicar las rutinas del cuidado de sí mismos.

Tenga presente

El desarrollo de niños no ocurre en el aislamiento; los niños alcanzan los hitos de su desarrollo dentro de sus contextos sociales y culturales. Sin embargo, aunque el “cómo se desarrolla el niño” puede verse diferente, “qué desarrolla el niño” puede observarse de una manera más universal. A continuación se presentan algunas señales que pueden dar motivo de una conversación con el proveedor de atención médica del niño acerca de tener una revisión más detallada.

  • El niño no se da vueltas para los seis meses de edad
  • No camina para los 18 meses
  • Parece tener poco tono muscular (músculos sueltos y flojos)
  • No levanta objetos pequeños usando el pulgar y uno o más dedos para los 12 meses

Los niños dependen totalmente de sus cuidadores durante el primer año de vida. Sin embargo, con la movilidad recién adquirida, llegan a ser más independientes al alcanzar objetos y desplazarse. La capacidad de los niños de usar gestos para indicar las necesidades se desarrolla entre los nueve y 12 meses de edad, cuando señalan con el dedo cosas que quieren. Las primeras palabras de un niño también apoyan su capacidad de comunicarles sus necesidades y deseos a los cuidadores. Sin embargo, durante los primeros tres años de vida, los niños dependen mucho de sus cuidadores para la satisfacción de sus necesidades emocionales y físicas.

Por medio de la relación con sus cuidadores, los niños aprenden a reconocer sus propias señales y cómo satisfacer esas necesidades, y pueden empezar a intentar algunas de esas tareas de auto-cuidado por su cuenta. Algunos ejemplos de las habilidades de auto-cuidado de los niños menores de tres años incluyen:

  • Sostener un biberón o taza al beber
  • Sostener un cuchillo e intentar darse de comer a sí mismos
  • Sostener el cepillo de dientes e intentar cepillarse los dientes
  • Cerrar botones o intentar subir y bajar cremalleras que se hallan en la ropa

Mientras están creciendo y desarrollando habilidades nuevas, los niños exigen más independencia de lo que pueden ser capaces de manejar. Por lo tanto, los cuidadores toman un papel importante al equilibrar ese deseo por la independencia con la capacidad real. El desarrollo del auto-cuidado también depende mucho de las expectativas y experiencias culturales. Algunas culturas valoran la independencia, y otras, la interdependencia.1 Un valor no es mejor que el otro y el desarrollo en un niño de la capacidad de auto-cuidado reflejará dichas diferencias en la cultura.

Un ejemplo de una tarea de auto-cuidado en que la cultura influye mucho es en entrenamiento en el uso del excusado. No todos los niños alcanzan ese hito a la misma edad ni de la misma manera ya que las culturas y las familias tienen puntos de vista y valores diferentes en relación con ese entrenamiento.

Nacimiento a 9 meses

Los niños tienen una conciencia y un interés crecientes en sus propias necesidades.

Indicios para niños incluyen:

  • El niño usa señales para indicar las necesidades, por ej., llora cuando tiene hambre, arquea la espalda cuando siente dolor o está incómodo, vuelve la cabeza para dejar de relacionarse con un objeto o una persona
  • Empieza a desarrollar las habilidades de tranquilizarse a sí mismo, por ej., chupa los dedos para consolarse y regularse
  • Intenta darse de comer a sí mismo con un biberón

Estrategias de interacción:

  • Proveer un cuidado sensible y responsivo
  • Estar atento a los indicios del niño y reaccionar en consecuencia
  • Dar un tierno cuidado y abrazar al niño

7 meses a 18 meses

Los niños les señalan a sus cuidadores parta advertirles de las necesidades con la comunicación verbal y no verbal y aumentan la capacidad de realizar algunas tareas de auto-cuidado por cuenta propia.

Indicios para niños incluyen:

  • Agarra una taza y bebe de ella
  • Agita la cabeza para indicar que no; empuja objetos para alejarlos
  • Se da de comer a sí mismo con alimentos que puede levantar con los dedos
  • Mejora la capacidad de tranquilizarse, puede dormirse sin ayuda

Estrategias de interacción:

  • Establecer rutinas durante el día y crear una rutina para la noche
  • Proveerle un cuidado constante y previsible al niño
  • Proveer oportunidades para el niño de darse de comer a sí mismo, por ej., usar comidas que se pueden levantar con los dedos, dejar que agarre una cuchara

16 meses a 24 meses

Los niños se hacen participantes activos en el trato de sus propias necesidades del auto-cuidado con el apoyo del cuidador.

Indicios para niños incluyen:

  • Se da de comer a sí mismo con ayuda
  • Empieza a indicar las necesidades con gestos o con una palabra, por ej., tira del pañal cuando está mojado, dice “leche” cuando tiene sed
  • Ayuda a vestirse y desvestirse
  • Intenta cepillarse los dientes con apoyo

Estrategias de interacción:

  • Proveer apoyo e independencia mientras el niño aprende destrezas nuevas
  • Proveer oportunidades para el niño de trabajar para dominar las habilidades de auto-cuidado
  • Permitir tiempo para que el niño empiece a dominar algunas habilidades de auto-cuidado, por ej., no apresurar a un niño que está intentando ponerse una camiseta

21 meses a 36 meses

Los niños intentan cuidar de sí mismos independientemente con menos apoyo de sus cuidadores.

Indicios para niños incluyen:

  • Se desviste independientemente pero todavía necesita ayuda para vestirse
  • Realiza algunas tareas de de auto-cuidado en forma regular y casi todo independiente, por ej., se cepilla los dientes, se lava las manos, coloca el vaso en el fregadero
  • Toma decisiones relativas al vestirse y comer
  • Usa la comunicación verbal y/o no verbal para especificar las necesidades
  • Empieza a demostrar que le interesa usar el excusado, por ej., quiere sentarse en una bacinica
  • Intenta ponerse los calcetines y zapatos sin ayuda

Estrategias de interacción:

  • Proveer al niño opciones, por ej., “¿Quieres ponerte la camisa azul o la roja?”
  • Seguir paciente y dando apoyo mientras el niño intenta dominar las destrezas de auto cuidado; proveerle aliento y apoyo según sean necesarios
  • Responder oportunamente a las señales del niño cuando necesita ayuda
  • Reconocer que las expectativas y prácticas culturales afectan la comprensión y la iniciativa del niño en las rutinas de auto-cuidado

Cuento de la vida real

Este cuento también está relacionado al:

Michelle es profesional que realiza visitas a hogares y ve cada semana a Eric, niño de 26 meses, y a su familia. Michelle lleva más de un mes visitando a la familia y todavía está formando una relación con Diana, la madre de Eric. Durante sus visitas al hogar, Michelle provee instrucción para padres y madres además de actividades apropiadas al desarrollo para Eric.

En esta visita en particular, Michelle ha traído objetos del juego de fantasía para que Eric y Diana los usen. Hay cubiertos, platos, vegetales y vasos. Michelle se siente en el piso, y Diana hace lo mismo. Eric empieza a hurgar en la bolsa de Michelle y a sacar todos los juguetes de cocina. Michelle toma un plato y una cuchara de juguete y hace de cuenta que come. Dice: “¡Esto es muy sabroso!” Luego intenta darle el plato y la cuchara a Eric. El niño los agarra y los pasa a su madre. Hace un gesto hacia la boca y luego se sienta en frente de ella. Diana entonces empieza a hacer de cuenta que le da de comer. Eric abre la boca y dice: “Mmm”.

Michelle lo observa, y luego dice: “Eric, ¿puedes intentarlo tú solo?” Eric dice que no con la cabeza y hace gestos hacia su madre para que vuelva a darle de comer. Diana sigue la idea del niño y otra vez hace de cuenta que le da comida del plato de juguete. Diana mira a Michelle y le dice: “Me gusta darle su comida, y él lo prefiere así. Realmente no sabe usar una cuchara”. Michelle asienta con la cabeza y dice: “Comprendo”. Eric aprovecha esta oportunidad de dejar de jugar con su madre y empieza otra vez a escarbar en la bolsa de Michelle.

ESTE EJEMPLO RECALCA los papeles importantes que la cultura y las experiencias toman en el desarrollo. Eric tiene sus propias expectativas para su manera de comer de acuerdo con la rutina que ha establecido con su madre. Diana todavía le da de comer a su hijo, y el niño hace obvio este hecho durante su interacción con la comida de fantasía. Aun después de que Michelle lo anima a intentarlo por su cuenta, Eric todavía hace gestos hacia su madre para continuar la interacción. Michelle es sensible a lo que observa y simplemente asienta con la cabeza a la explicación de Diana. Michelle demuestra el respeto hacia la rutina de Diana y Eric ya que no pregunta por qué, ni presiona a Eric para que se dé de comer a sí mismo. Mientras que algunos niños de esta edad podrían intentar usar una cuchara para darse de comer a sí mismos, Michelle está consciente del hecho de que dicha habilidad de auto-cuidado no es una meta particular de esta familia en este momento.

Notas

  1. Gonzalez-Mena, J. (2001). Multicultural issues in child care. Mountain View, CA: Mayfield Publishing.

Descubra cómo el auto-cuidado está relacionado a:

Normas de guía: recursos relacionados