El juego apropiado para la edad de niños pequeños

Sobre este recurso
Revisado: 2017
English title: Age-Appropriate Play for Young Children

El jugar es parte de la vida de todos los niños. La mayoría de las personas que trabajan con niños pequeños cree que el juego tiene un papel central en la infancia. Algunos adultos tal vez no entiendan que el juego sirve para propósitos instructivos y del desarrollo.

En esta “Preguntas y respuestas” describimos algunas características del juego y presentamos una lista de recursos para los lectores que desean explorar este tema más a fondo.

¿Qué es el juego? ¿Por qué es tan importante para los niños?

El juego no es una actividad en que los niños no más ocupan su tiempo cuando todavía no tienen la edad para asistir a la escuela. Algunas personas perciben el juego como “la labor” o “el trabajo” de los niños. Al jugar, los niños ponen el cimiento para el aprendizaje posterior en la vida, ya que resuelven problemas y aumentan su comprensión de sí mismos, de otras personas y del mundo en el que viven.

Para los niños pequeños, “el juego” incluye una variedad de actividades divertidas e interesantes. Estas incluyen el juego tranquilo, creativo, activo o dramático, juegos con reglas y el juego con objetos para manipular. Se puede jugar de una manera estructurada o sin estructura. El juego estructurado tiene reglas o una manera específica de hacer las cosas. Los juegos activos, como deportes o la ‘caza’, juegos de naipes y de tableros son ejemplos de juegos estructurados. El juego sin estructura incluye actividades como el usar ropa de juego, jugar con muñecas, construir con bloques, correr, trepar y montar triciclos, entre otras cosas.

Puede ser que un niño juegue a solas o que juegue de manera social, con otros niños o con adultos. El juego social toma un papel esencial en ayudar a los niños a aprender a relacionarse con otros. Cierta investigación ha identificado las etapas del juego social. A medida que los niños crecen, su juego se vuelve cada vez más complejo. Es importante tener en cuenta que un niño de cualquier edad puede jugar de una manera que refleje una etapa del desarrollo más temprana.

  • El juego exploratorio –que a veces se llama el juego desocupado– se refiere a las interacciones que un niño realiza, aparentemente al azar, con las cosas y las personas que encuentra a sus alrededores. Si un adulto observa al niño, tal vez no pueda darse cuenta si el niño tiene un propósito para lo que hace.
  • El juego del observador ocurre cuando un niño parece estar jugando solo pero realmente está mirando las actividades y juegos de otros.
  • El juego solitario ocurre cuando un niño juega a solas o cerca de otro niño pero no se relaciona con él.
  • El juego en paralelo se refiere al juego de niños que están cerca y usan materiales similares pero casi no se relacionan.
  • El juego asociativo se parece al juego en paralelo, pero los niños se relacionan un poco más.
  • El juego cooperativo incluye las metas comunes y la colaboración. Se puede negociar de maneras complejas, tomar decisiones de forma cooperativa, y fijar reglas.

A veces el juego de niños tiene mucho que ver con aprender sobre su entorno, y poco que ver con otras personas. Los niños pequeños exploran sus ambientes de manera natural y juguetona para entender el ambiente físico y sus propios cuerpos. Este tipo de juego a veces se llama juego sensorimotor. Mientras varían sus acciones y se relacionan con juguetes y otros objetos, los niños descubren lo que sus propios músculos pueden hacer y practican los movimientos que necesitarán para la vida diaria. También tienen la oportunidad de aprender sobre la gravedad y otros principios del mundo físico.

¿Cuáles juegos son apropiados para los bebés y niños de 1 y 2 años?

Los bebés aprenden a jugar mediante sus propias acciones y su contacto con otras personas. Los bebés juegan al relacionarse con adultos quienes les hablan, les cantan y se ríen con ellos. Lo que más les encanta a los bebés es jugar con otras personas. Los padres, madres y cuidadores pueden jugar a esconderse la cara, bailar sosteniendo al bebé, llevarlo de un cuarto a otro y andar a gatas con él en el piso. La capacidad de turnarse comienza con juegos sencillos e interactivos. Los adultos ayudan al bebé a aprender a hablar cuando le sonríen y le hablan durante interacciones juguetonas, como las de esconderse la cara o dar y tomar un juguete. Estas interacciones de ‘dar y tomar’ ponen el cimiento para aprender a hablar, ya que demuestran que la conversación incluye respuestas a las palabras y acciones de otra persona.

El primer año de la vida de un niño es buen momento para que los adultos empiecen a leerle libros ilustrados. También pueden escuchar varios tipos de música con un bebé y cantarle.

También es bueno para los bebés ponerlos en el piso por un rato para que puedan darse vueltas y explorar en forma segura. Una vez que un bebé empieza a andar a gatas, los juguetes que pueden empujarse, hacerse rodar o perseguirse en el piso, animan a la actividad física y a la interacción con otras personas.

Los juguetes para bebés deberán estimular varios sentidos. Los bebés gozan de ver un móvil colgado encima de su cuna y dibujos en las paredes. Pueden empezar a manejar los juguetes seguros: juguetes suaves para palpar y mascar, sonajeros y juguetes con variados sonidos. Los juguetes deben ser seguros para mascar, ya que muchos bebés exploran cosas con la boca.

Los niños de 1 y 2 años de edad siguen desarrollando la destreza de usar los músculos grandes y pequeños (motricidad gruesa y fina). Les gusta manejar objetos, como por ejemplo, echándolos a un recipiente y luego volcándolo. También pueden aprender jugando de manera ‘sucia’ con agua, arena y arcilla suave o pasta para moldear. Muchas actividades de arte estimulan la motricidad fina y la creatividad del niño. Puede empezar a usar grandes brochas para pintar, pinturas no tóxicas que se puedan lavar, y crayones. Es necesario seguir de cerca a los niños de 1 y 2 años y darles materiales seguros, por si acaso intentan probarlos con la boca.

Los niños de esta edad a menudo pueden empezar a cantar canciones con adultos o hacer su propia música. Las ollas y cacerolas hacen muy buenos tambores. Los niños también pueden moverse al ritmo de la música y empezar a bailar.

Los niños de 1 y 2 años necesitan oportunidades de jugar usando los músculos grandes. Les gusta tirar y hacer rebotar o rodar pelotas de varios tamaños, dar saltos en colchones, o hacer una casa o ‘fortaleza’ con una caja de cartón. Con supervisión, estos niños pueden salir a dar paseos, jugar con juguetes para trepar y montar, y usar equipos de un tamaño adecuado en patios de recreo.

El jugar con adultos u otros niños puede estimular a los niños a desarrollar las habilidades sociales y emocionales y a aprender a hablar. Al turnarse usando juguetes o hablando durante los juegos, los niños de 1 y 2 años pueden aprender a relacionarse con otros y a entender las ‘reglas de conversación’ fundamentales para la interacción social y el desarrollo del lenguaje. Si estos niños juegan con otros, ¡también tendrán mucho que decir sobre sus juegos!

A algunos niños de esta edad les interesa cada vez más el mirar libros ilustrados o escuchar mientras alguien les lee. Otros niños todavía estarán muy ocupados investigando su mundo y no querrán sentarse a escuchar un libro. El leerles antes de la siesta o a la hora de acostarse podría ser buena estrategia para animar la participación de los niños activos.

Se pueden animar los juegos imaginarios y dramáticos de los niños de 1 y 2 años con una variedad de juguetes y objetos comunes. Les gusta jugar con bloques grandes; ollas y cacerolas; camiones, coches y aviones de juguete; ropa y sombreros de juego; muñecas, animales de peluche y juguetes para hacer de casa; y otros objetos interesantes, como cajas, lazos y papel estampado para envolver. Los juguetes de montar que los niños pueden propulsar dando empujones con los pies, también sirven para estimular los músculos grandes.

¿Cuáles juegos son apropiados para la edad preescolar y de kindergarten?

Cuando los niños tienen entre 3 y 5 años, sus actividades de juego frecuentemente extienden las experiencias que les gustaban de más pequeños. Con sus destrezas motoras y habilidades sociales más desarrolladas, gozan de los juegos activos y supervisados, a solas y con compañeros.

Los niños de edad preescolar tienen más capacidad para usar crayones, lápices y pinturas, tijeras seguras y pegamento o engrudo. Suelen tener más confianza en su capacidad de correr, dar saltos, trepar, montar triciclos y jugar a pelota u otros juegos interactivos. A menudo aprovechan con gusto la oportunidad de jugar en equipos y usar sus músculos grandes, al aire libre y bajo techo.

A muchos niños preescolares les encanta hacer de cuenta o actuar fantasías y pueden cooperar para jugar juntos. Los títeres y otros accesorios pueden usarse para actuar papeles y contar cuentos. Estos juegos imaginarios ayudan a los niños a representar intereses y deseos en una situación que implica reglas del comportamiento. Estos deberán tener acceso a libros para compartirlos o mirarlos a solas. Al llevarlos a la biblioteca para asistir a actividades para niños, se los puede ayudar a formar el hábito de ir a la biblioteca durante toda la vida.

A los niños preescolares les gusta hacer cosas con bloques y otros juguetes de construir. A veces planifican carreteras y edificios y agregan pequeños coches o muñecas a sus estructuras. Se pueden enseñar juegos sencillos para grupos, como Simón Dice o Seguimos al Líder. A algunos niños preescolares les gustarán juegos de naipes o de tableros. Pueden empezar a entender que los juegos tienen reglas para que todos los que juegan puedan gozar jugando juntos. Los padres, madres y maestros querrán enfatizar la diversión y la cooperación en vez de la competencia.

Los materiales de uso abierto –aquellos que dependen más de la imaginación y el uso creativo del niño– frecuentemente ayudan a los niños preescolares a aprender más que los juguetes que tienen un uso limitado. Por ejemplo, los bloques pueden usarse de muchas maneras, pero los juguetes que se mueven o hacen ruidos mientras el niño los mira son de uso limitado.

¿Y la tecnología?

La tecnología (televisión, videos y juegos en línea) forma parte de la vida para muchos niños pequeños, pero el dedicarle mucho tiempo puede impedir que jueguen de forma más saludable. Los adultos también deberían tomar en cuenta que el uso prolongado de los medios de entretenimiento está relacionado con una reducción en la actividad física, lo que puede contribuir a la obesidad y a una reducción del tiempo que se pasa mirando libros o escuchando la lectura de ellos, lo que puede demorar que un niño aprenda a leer.

Los niños pequeños también deberían pasar tiempo jugando activamente y relacionándose con otras personas y usar la tecnología durante ratos limitados. La tecnología puede resultarles útil a los niños mayores cuando se usa de maneras apropiadas para el desarrollo. Cuando los niños pequeños usan la computadora, son importantes la supervisión de los adultos además de las reglas sobre tanto la cantidad de tiempo que se dedique a la tecnología, como los programas o sitios web que se utilicen.

Referencias

Recursos relacionados de IEL