El juego apropiado a la edad para los niños pequeños

El juego es esencial en la infancia ya que tiene un lugar central en la experiencia de ser niño. El juego sirve para propósitos relacionados a la educación y al desarrollo. El presente artículo de Preguntas y Respuestas describe la importancia del juego y las formas de juego que son apropiadas para niños de diversas edades.

¿Qué es el juego? ¿Por qué es tan importante para los niños?

Para los niños, el juego es algo más que una manera de ocupar el tiempo; los niños pequeños necesitan jugar. Por medio del juego, los niños ponen los cimientos para aprender cuando sean más grandes mientras resuelven problemas y llegan a comprender mejor a sí mismos, a otras personas y el mundo que encuentran en sus alrededores.

Para los niños pequeños, el juego incluye varias actividades divertidas e interesantes. Esto implica jugar de manera tranquila o creativa, hacer de cuenta o jugar de fantasía, jugar juegos y jugar con objetos. El juego puede tener o no una estructura. El juego estructurado tiene reglas o un modo específico de hacer las cosas. Los juegos, sean juegos activos, juegos de naipes o de tableros, son ejemplos del juego con estructura. El juego sin estructura incluye actividades como ponerse ropa de juego, jugar con muñecas, construir con bloques, correr, trepar o andar en triciclo.

Un niño puede jugar solo o participar en el juego social que incluye a otros niños o a adultos. El juego social tiene una función crítica para ayudar a los niños a relacionarse con otros. En algunas investigaciones se ha identificado varias etapas del juego social. Mientras los niños van creciendo, su juego se vuelve más complejo. Es importante tener en cuenta que el juego de un niño de cualquier edad puede ser como el de niños más pequeños.

  • El juego exploratorio, que a veces se llama juego desocupado, se refiere a que los niños se relacionen, aparentemente sin dirección ni meta, con las cosas y las personas que estén cerca. Un adulto quizá no puede ver si el niño tiene algún propósito o no al jugar.
  • El juego observador ocurre cuando un niño parece estar jugando solo pero en realidad está observando las actividades de juego de otros.
  • El juego solitario pasa cuando un niño juega a solas o cerca de otro niño sin ninguna interacción entre ellos.
  • El juego en paralelo se refiere al juego de niños que están cerca y usan materiales parecidos pero con muy poca interacción social o sin ninguna.
  • El juego asociativo es similar al juego en paralelo pero hay alguna interacción social.
  • El juego cooperativo implica colaborar y tener metas en común, y puede incluir conversaciones complejas con el fin de llegar a un acuerdo, tomar decisiones en forma cooperativa y fijar reglas.

A veces el juego de un niño tiene poco que ver con otras personas y mucho con aprender sobre el mundo. Los niños pequeños exploran naturalmente su ambiente de maneras juguetonas para entender los entornos físicos y sus propios cuerpos. Este tipo de juego a veces se llama el juego sensoriomotor. Mientras los niños varían sus acciones e interactúan con juguetes y otros objetos, descubren qué pueden hacer con sus propios músculos y practican los movimientos que necesitan para la vida diaria. También tienen la oportunidad de aprender sobre la gravedad y otros principios del mundo físico.

¿Cómo es el juego apropiado a la edad de bebés y niños de 1 y 2 años?

Los bebés aprenden a jugar mediante sus propias acciones y su contacto con las personas que están cerca. Los bebés juegan con frecuencia al relacionarse con adultos que les hablan, les cantan y se ríen con ellos. Los bebés prefieren jugar con otras personas. Los padres, madres y cuidadores pueden jugar a esconderse la cara, bailar con el bebé en los brazos, llevarlo de un cuarto a otro y andar a gatas con ellos en el piso. La capacidad de turnarse o alternarse empieza con este juego sencillo interactivo. Los adultos ayudan al bebé a aprender su idioma al sonreírle y hablarle durante interacciones juguetonas de “cucú” u “on ta bebé” o pasar un juguete al bebé y tomarlo de vuelta. Estas interacciones de dar y tomar son fundamentales para el desarrollo del lenguaje oral ya que demuestra que la conversación incluye reaccionar ante las palabras y acciones de otros.

Es buena idea que los adultos comiencen a leer y disfrutar de libros ilustrados con un bebé. Los adultos también pueden escuchar varios tipos de música con los bebés y cantarles.

Los bebés se benefician de estar en el piso en un lugar seguro para darse vuelta y explorar. Cuando un bebé empiece a gatear, los juguetes que se pueden hacer rodar, empujar o perseguir en el piso sirven para alentar la actividad física y la interacción con otros.

Los juguetes para bebés deben de estimular sus cinco sentidos. A los bebés les gusta ver un móvil colgado arriba de su camita e imágenes en las paredes. Pueden empezar a manipular juguetes seguros, que sean suaves para palpar y mascar, y sonajeros o juguetes que hacen diversos sonidos. Los juguetes deben de ser lisos, sin partes filosas ni puntiagudas, ya que los bebés exploran las cosas con la boca.

Los niños de 1 y 2 años siguen desarrollando la motricidad gruesa y fina. Les gusta jugar con objetos, por ejemplo, echándolos a un recipiente y luego vertiéndolos. También pueden aprender del juego un poco sucio con agua, arena y arcilla o pasta para moldear. Muchas actividades de jugar con materiales de artes sirven para apoyar la motricidad fina y alientan la creatividad en los niños. Pueden empezar a usar brochas gruesas, pinturas lavables y no tóxicas y crayolas. Los niños menores de esta edad necesitan la supervisión y materiales seguras de juego por si acaso deciden probarlas.

Los niños menores de 3 años pueden empezar a cantar con adultos o hacer música. Las ollas y los sartenes sirven bien como tambores. Los niños de esta edad tal vez quieren moverse al compás de la música y empezar a bailar.

Estos niños también necesitan tener la oportunidad de jugar usando los músculos grandes. Les gusta aventar o hacer rebotar y rodar pelotas de varios tamaños, dar brincos sobre almohadas o hacer una casa o fortaleza de una caja de cartón. Con la supervisión, los niños de 1 y 2  años pueden dar paseos o caminatas, jugar con juguetes de trepar o montar, y usar equipos en el patio de recreo que sean de un tamaño adecuado para ellos.

Jugar con adultos o con otros niños puede ayudar el crecimiento social-emocional y el desarrollo del lenguaje de los niños menores de 3 años. Al alternar turnos con otro niño en usar un juguete o turnarse al hablar durante el juego, los niños pueden aprender a llevarse bien con otros y entender las “reglas de la conversación” que son fundamentales para la interacción social y el desarrollo del lenguaje. Los niños pequeños también hallan muchas cosas que contarles a sus padres al jugar con otros niños.

A algunos niños de 1 y 2 años les interesa cada vez más ver libros ilustrados a solas o escuchar que alguien les lee. Otros niños tal vez no quieran quedarse sentados y compartir un libro ya que están muy ocupados en explorar el mundo de otras maneras. Para captar la atención de niños muy activos, puede ser buena idea leerles antes de la siesta o a la hora de dormirse.

Varios juguetes y objetos caseros animan el juego de fantasía y dramático de los niños menores de 3 años. Les gustan los bloques grandes; ollas y sartenes; camiones, carros y aviones de juguete; ropa y sombreros para vestirse; muñecas, animales de juguete y objetos para jugar a hacer de casa; y otras cosas interesantes como cajas, lazos y papel de envoltorio. Los juguetes de montar que los niños pueden impulsar con los pies también fomentan el juego de los músculos grandes.

¿Qué tipo de juego es apropiado para los niños preescolares y de kindergarten?

Las actividades de juego de niños preescolares con frecuencia extienden las experiencias que les gustaban antes de que cumplieran los 3 años. Con las destrezas motoras y las habilidades sociales más desarrolladas, les gusta el juego activo y supervisado, a solas y con otros.

Los niños de edad preescolar son más capaces de usar crayones, lápices y pinturas, tijeras seguras para niños y pegamento. Usualmente son cada vez más confiados acerca de su capacidad de correr, dar saltos, trepar, andar en triciclos y jugar a pelota o a otros juegos interactivos. A muchos les gusta la oportunidad de jugar en equipos del patio de recreo y de usar los músculos grandes, adentro y afuera.

A muchos niños preescolares les gusta hacer de cuento y pueden cooperar para jugar juntos. Los títeres y otros objetos se pueden utilizar para el juego dramático y el contar cuentos. Este juego de fantasía ayuda a los niños a representar sus intereses y deseos en una situación con reglas implícitas para la conducta. Los niños deben de tener acceso a libros para compartir o para mirar a solas. Se pueden formar en ellos un hábito de toda la vida participando en programas para niños en la biblioteca local.

A los niños de 3 y 4 años de edad les gusta construir con bloques de madera y juguetes de construcción. Podrían planear carreteras y edificios y poner carros de juguete y muñecas o monitos en sus estructuras. Se pueden introducir juegos sencillos para grupos, como Simón Dice o Seguimos al Líder. Algunos niños de edad preescolar disfrutan de juegos de naipes y de tableros. Pueden empezar a entender que los juegos tienen reglas para que todos los que juegan puedan gozar jugando juntos. Los padres, madres y maestros querrán enfatizar la diversión y la cooperación más que la competición en los juegos.

Los materiales con que se pueden jugar en forma abierta, que dependen más de la imaginación y el uso libre de los niños, son mejores herramientas de aprender para los niños preescolares que los juguetes que tienen un uso limitado. Por ejemplo, los bloques se pueden utilizar de muchas maneras, pero un juguete que se mueve o hace ruidos mientras el niño se queda sentado y lo mira, se usa de maneras limitadas.

¿Qué tal de la tecnología?

La tecnología—la televisión, los videos, las computadoras, tabletas, celulares y juegos en línea—están presentes en las vidas de muchos niños, pero el gastar muchas horas en usar tecnología puede impedir que los niños jueguen en forma activa. Los adultos deben de tener en mente también que el uso intenso de los medios de entretenimiento también está relacionado a la actividad física reducida, que puede llevar a la obesidad, y a reducciones en la cantidad de tiempo en que se mira libros o se escucha la lectura, lo que puede retrasar que un niño aprenda a leer.

Los niños pequeños deben de pasar tiempo jugando activamente y relacionándose con otros y pasar un tiempo limitado con la tecnología. Los aparatos tecnológicos pueden ser herramientas útiles para niños mayores cuando se usan de maneras apropiadas al desarrollo. Cuando los bebés y niños de 1 y 2 años usan la tecnología, y cuando los niños preescolares usan dispositivos tecnológicos, es importante que los adultos supervisen esta actividad y que haya reglas sobre la cantidad de tiempo que se dedica a usar el aparato, y la actividad o el contenido que se escoge.

Recursos en Internet

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Centro de cuidado infantil
  • Hogar
  • Hogares-de-cuidado; Cuidado de niños en familia
  • Programa preescolar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Padres, madres y familiares
  • Profesores e instructores

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
Normas de guía relacionado:
Pautas de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois relacionado:
Revisado: 2022